MONTERREY, N.L.- Por prescripción médica, Jorge Ortiz de Pinedo debe usar un tanque de oxígeno y, a pesar de que su salud no está en óptimas condiciones, a sus 70 años trabaja sin descanso.
Regresó a la televisión con la segunda temporada de Una Familia de Diez, que se transmite los domingos por Las Estrellas a las 19:30 horas, administra dos teatros en la Ciudad de México, está de gira con Una Familia… y comparte escena con Susana Alexander en la comedia Cosas de Mamá y Papá.
Además produce las obras A Un Orgasmo del Divorcio y Dime Abuelita Por Qué basado en las canciones de Francisco Gabilondo Soler «Cri Cri».
«Hay gente que me dice ‘¿por qué trabajas tanto?’ yo les digo ‘¿y tú por qué no trabajas más, tienes salud, inteligencia y eres ingenioso?’. La vida es muy cortita, perdemos mucho tiempo durmiendo, si duermes seis o siete horas, el resto del día hay que usarlo con la familia, amigos, trabajo, salud y hacer ejercicio.
«Hay que hacerlo todo», señaló Ortiz de Pinedo.
Por séptima ocasión, dijo, volverá a tierras regias con la comedia Una Familia de Diez el 29 de setiembre con una función a las 18:00 horas en el Showcenter Complex.
El actor, comediante y productor siempre ha sido muy activo y lo único que lo detuvo, a medias, fue cuando le detectaron cáncer.
«Solamente le bajé (al trabajo) hace siete años cuando me operaron de cáncer de pulmón, seis meses me dieron quimioterapia, luego me puse a trabajar. Después, hace dos años y medio, me operaron de otro cáncer y estuve parado cuatro meses», contó.
Mientras estaba con quimioterapia seguía escribiendo y produciendo.
«No paro y atiendo dos teatros, sigo haciendo giras y proyectos. Me divierto mucho, soy un bendito de Dios porque trabajo con mis hijos, me siento muy agradecido con la vida». (Paula Ruiz/Agencia Reforma)