Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

Llegó el tiempo de presentar las declaraciones anuales de personas físicas correspondientes al ejercicio 2017. El delegado de la Prodecon, José Antonio Guerra Caparrós, llamó a los contribuyentes a deducir su crédito hipotecario, las colegiaturas de sus hijos desde el kínder hasta la preparatoria, los honorarios médicos y dentales, así como gastos funerarios y donativos.
Luego, hizo una diferencia del tipo de deducciones que pueden hacer las personas físicas como los profesionistas o que están en régimen de actividades empresariales, y aquéllas bajo el régimen de sueldos y salarios.
“Las personas físicas que tienen un restaurante, el abogado, el médico, pueden hacer deducciones autorizadas y también las personales, mientras que los del régimen de sueldos y salarios no pueden hacer deducciones autorizadas referentes a la adquisición de mercancías, gastos indispensables como luz, agua y teléfono e inversiones”.
En entrevista con El Heraldo, el funcionario indicó que actualmente existen varios cambios sobre el tema de deducciones personales como el tope establecido en el Artículo 151 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, sobre la cantidad que resulte menor al 15% y de cinco salarios mínimos vigentes elevados al año como límite superior, es decir entre 106 mil a 133 mil pesos aproximadamente.
Éstos serán aplicados en la declaración que se realizará a partir de abril de 2018, para lo que deberán prepararse con sus comprobantes fiscales respecto a las colegiaturas, esto por un beneficio fiscal, desde nivel de preescolar hasta bachillerato o equivalente con Rvoe.
El límite anual de deducción en colegiaturas en preescolar es de hasta 14 mil 200 pesos; en primaria de hasta 12 mil 900 pesos; en secundaria hasta 19 mil 900 pesos; en profesional técnico de hasta 17 mil 100 pesos y bachillerato o equivalente hasta 24 mil 500 pesos.
El delegado de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente precisó que los lentes graduados sí entran en deducciones personales hasta por 2 mil 500 pesos. Y también las primas por seguros de gastos médicos, siempre que el beneficiario sea la persona física, el cónyuge o concubino o los descendientes o ascendientes en línea recta.
También son deducciones personales los honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios.
Por último, invitó a los contribuyentes a que acudan a la Prodecon para verificar si pueden tener un saldo a favor que el SAT pueda devolverles.