Inició de manera formal la temporada de cacería en Aguascalientes de distintas especies permitidas por la Semarnat en el estado, la cual va desde agosto de 2017 hasta marzo de 2018, así lo dio a conocer su titular, Gilberto Gutiérrez Gutiérrez, por lo que llamó a los cazadores interesados a acudir a la delegación a tramitar su respectivo permiso de aprovechamiento.

Según Gutiérrez Gutiérrez, en el caso de Aguascalientes para la cacería se tienen registradas hasta este momento 42 unidades de manejo, de las cuales 26 son extensivas y abarcan aproximadamente poco más de 8 mil hectáreas de propiedad ejidal, divididas en cinco ejidos, y 20 mil hectáreas de propiedad privada. Además de contar con 17 unidades de manejo intensivas con una superficie aproximada de 929 hectáreas de propiedad privada.

El delegado de la Semarnat estableció que las especies que están sujetas a las unidades extensivas para la cacería son el venado cola blanca, el guajolote silvestre, el jabalí de collar, palomas, pequeños mamíferos, el coyote, la zorra gris, entre otras especies, de las cuales las más cazadas son el venado, el guajolote y el jabalí, principalmente.

En tanto que en las unidades intensivas se tiene autorizada la cacería de especies tales como el tigre, el ciervo rojo, el gamo, el venado cola blanca, guacamaya roja, guacamaya azul dorada, guacamaya verde, avestruces, pavorreales, aves rapaces, aves canoras y otras aves exóticas y nacionales, entre otras especies.

Gutiérrez Gutiérrez destacó que para la cacería, la Semarnat otorga los permisos que pueden ser anuales con un costo de 550 pesos, o bien de manera indefinida por 1,700 pesos, afirmando que en lo que va del año se han solicitado 60 licencias, de las cuales 17 son anuales, 17 indefinidas, una de reposición y 27 renovaciones.

En relación a los predios e instalaciones que manejan vida silvestre, el representante de la Semarnat en el estado indicó que se tienen registrados 17, distribuidos en los municipios de Aguascalientes, donde hay 12; en El Llano dos; en Pabellón de Arteaga existe uno; y en San José de Gracia hay dos con una superficie de cerca de 2 mil hectáreas.