CDMX.- La lección de vida más importante para Inés Sainz es tener la voluntad de estar bien y de ser mejor.
Y fue su mamá, Juana Gallo, quien le dio esa enseñanza que ahora ella transmite a sus cuatro hijos.
“Mi mamá fue una mujer excepcional, con su ejemplo nos demostró que a la vida se le sonríe pase lo que pase, ella tuvo esclerosis múltiple durante 32 años, la enfermedad la dejó cuadripléjica.
“Pero, ella dijo: «Yo sé que la enfermedad se va a apoderar de mi cuerpo, pero de mi voluntad, jamás»”, contó la conductora en su paso por la alfombra roja de Supermamás 2018 de Selecciones Reader’s Digest.
En marzo falleció su mamá y, aunque será el primer Día de las Madres que celebrará sin ella, Sainz no se deja abatir por la tristeza.
“Va a ser una fecha difícil, ella fue mi motor y mi inspiración para comerme el mundo, pero después de tanto sufrimiento, sé que era justo para ella descansar, y ahora sé que tengo un ángel enorme en el cielo”, consideró.
Aunque no se ha despegado de su carrera, para la conductora lo más importante es estar cerca de sus hijos y de su esposo, Héctor Rojano, por lo que su familia la sigue en sus coberturas como periodista deportiva.
En Rusia trabajará durante 40 días, pero sus pequeños, María, Eduardo, Maya y Héctor la acompañarán en la travesía.
“Desde chiquita pensaba que quería crecer y tener hijos, cuando encontré al hombre indicado nunca dudé que quería ser mamá, Dios me bendijo con cuatro niños que son mi adoración y la culminación de mi amor con mi esposo.
“Son como mi equipo y cuando tengo muchas coberturas, si no viene uno, viene otro conmigo, para que vean lo que hago, y creo que eso les da una idea de lo que pueden hacer”, contó.
Su jornada terminará a las 23:00 horas, que concluya el último partido del día, y empezará a las 5:30 horas del día siguiente, para transmitir en México la cápsula estelar de la noche.
“Dormiré poco, pero ya habrá tiempo para dormir, lo que haré es disfrutar la oportunidad y estar lo más que pueda con mi familia”.
En el Mundial presentará alrededor de 300 secciones, en las que ha trabajado desde hace un año. (Ana Cristina Vargas/Agencia Reforma)