El primero de los sacramentos fue otorgado a Matilda Rosales García, quien fue llevada a la pila bautismal del Templo del Rosario (La Merced).
En la ceremonia destacó la presencia de los señores José Romo y Carmen García, quienes apadrinaron a la niña, además de estar presente su mamá, la señora Luisa Fernanda García.
Emotivo fue el momento en el cual, el sacerdote oficiante vertió el agua del Río Jordán a la pequeña Matilda, momentos después de haberla ungido con el aceite de los catecúmenos, preparándola así para ser merecedora al sacramento del bautismo.