Es Manilow un caballero

CDMX.- Para el mítico cantante estadounidense Barry Manilow, la ecuación del éxito, al menos la suya, podría leerse en un pizarrón como calidad artística más sencillez humana.
A sus 74 años, puede presumir de haber vendido más de 80 millones de discos y de haber conquistado a generaciones enteras con temas como “Mandy” y “Can’t Smile Without You”.
Pero tan importante como todo ello, dice del otro lado del teléfono, ha sido comportarse como un caballero.
“Siempre trato de ser amable, decente, de comportarme bien. Lo aprendí de mis abuelos. Nací en Brooklyn, pero vengo de familia inmigrante, personas agradecidas por la oportunidad (de desarrollarse en EU), por tener un techo sobre sus cabezas.
“Mis abuelos me enseñaron que debo ser un caballero en todo momento. Es lo que he tratado de ser siempre. Y me enorgullece”, dice el veterano ídolo de la música romántica.
De nombre real Barry Alan Pincus, hace un año, en una entrevista con People, el intérprete reveló su homosexualidad. Su marido es Garry Kief, su manager por varias décadas.
La oficina de Manilow solicita no hacerle ninguna pregunta de índole personal, pero cuando se le cuestiona sobre otro componente primordial de su carrera, pareciera referirse a Kief.
“La gente a mi alrededor. Gente que me ayuda, que me aconseja en todo lo que hago”.
El cantante se presentará el 4 y 5 de junio en el Auditorio Nacional, el mismo escenario que pisó, por última vez, en junio de 1995. Y al mencionarle el nombre de México, se le escucha emocionado.
“Recuerdo que fue la más extraordinaria audiencia en años. Creí que más que mi público eran mis amigos”, rememora sobre sus fans.
Ganador del Emmy (televisión), Tony (teatro) y varios Grammy (música), Manilow se retiró hace tres años de los grandes y largos tours. También ha presentado algunos problemas de cuerdas vocales. Quizás por eso, ahora, asegura, elige bien lo que quiere.
“Hay una gran posibilidad de hacer algo en Las Vegas. Hice muchos shows allí hace unos 10 años. Me estoy planteando volver y tener una residencia artística allá. Me la pasé muy bien”.
Admite que escucha música actual, pero que en demasiadas ocasiones los ritmos de las nuevas propuestas lo sobrepasan.
“Ya no encuentro melodías en las canciones. Me cuesta trabajo hacerlo. Todo está hecho para hacer bailar frenéticamente”.
Eso sí, se atreve a mencionar a uno de sus cantantes favoritos recientes. Y deja la puerta abierta a una colaboración entre ellos.
“Bruno Mars está en lo más alto de mi lista de artistas que se esmeran aún por la melodía. También me gusta Maroon 5.
“He platicado con Bruno un par de veces. Me parece un gran tipo. Uno nunca sabe…”. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“Amo a mis fans. Jamás han renunciado a lo que hago: a pesar de que las modas son otras, los tiempos cambian, siempre vienen a los shows, me escriben cartas”.
Barry Manilow, cantante.

¡Participa con tu opinión!