Diego Martínez
Agencia Reforma

NUEVA YORK, Estados Unidos.- Vasyl Lomachenko quiere poner su nombre en la historia, y va por buen camino.
El ucraniano demostró que es un fuera de serie al arrebatarle el cetro mundial Ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al venezolano Jorge Linares en el pleito estelar que se montó en el Madison Square Garden de Nueva York.
Un gancho al hígado dobló a Linares. Jorge no podía levantarse y el réferi Ricky González detuvo el pleito a los 2:08 del décimo.
Lomachenko (11-1, 9 KO’s), el denominado “Hi-Tech”, conquistó así su tercer campeonato mundial en distintos pesos con sólo 12 peleas como profesional, un nuevo récord en el boxeo.
El poseedor de dos medallas de oro, ganadas en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012, había ganado antes los cetros mundiales Pluma y Superpluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).
Para darse una idea de la importancia de los tres cetros, Óscar de la Hoya lo logró en su pelea 22, Floyd Mayweather jr. en la 34 y Manny Pacquiao en la 41.
Vasyl tuvo enfrente a un rival con poder de puños, pero lo neutralizó con velocidad y siempre tirándole golpes.
Y es que en el sexto, Linares (44-4, 27 KO’s) sacó una derecha poderosa para que Lomachenko visitara la lona de sentón. Fue la primera caída del ucraniano como profesional.
“Estoy muy feliz y agradecido con los fans. Linares hizo una gran pelea y me dio una lección en el round seis”, dijo Vasyl al final del pleito.
Pero Vasyl siguió al frente y no dejó de tirar combinaciones.
En el décimo, Vasyl conectó un par de combinaciones, un golpe de ellos fue un upper cut que abrió la puerta para que le conectara a Linares un golpe a la zonas blandas. Jorge se puso de rodillas y no se levantó.