Juan Manuel Macías Landa 
Agencia Reforma

Jalisco, México.- Si este fin de semana tienes pensado decir ¡salud!, quizá te toque hacerlo con una bebida ilegal, pues México es uno de los países con uno de los porcentajes más altos de bebidas ilegales en el mercado.

Ya sea porque se produce fuera de la regulación, no pagan impuestos o son falsificaciones, el 36 por ciento de las bebidas alcohólicas que se venden en México son ilegales, aseguró Alberto Gavazzi, presidente para América Latina y El Caribe de Diageo, compañía dueña de marcas como Don Julio, Johnnie Walker, Buchanan’s y Smirnoff, entre otras.

Dicha tasa está por arriba del promedio en Latinoamérica, que es del 20 por ciento, y por encima del promedio para países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), 8 por ciento.

«Cuando decimos mercado ilícito (puede ser) producto que es importado y no paga impuestos, producto que es producido localmente y también no paga impuestos o no paga todos los impuestos, producto falsificado, que se copió y se vende un producto falso en el mercado, todas las prácticas se suman para montar el 36 por ciento», detalló.

La alta carga de impuestos para las bebidas en México, que en algunos casos representa hasta la mitad del precio al público, hace que el producto legal sea menos competitivo y abre más oportunidades para las falsificaciones, dijo el directivo.

Las bebidas ilegales que se venden en México abarcan todas las categorías, desde aguardientes hasta whisky.