Staff
Agencia Reforma

CDMX.-El “modo fiesta” lo encendió Lewis Hamilton justo en el momento de cruzar la meta en primer lugar del GP de España.
En una victoria aplastante, que incluso dejó atrás a su compañero de equipo, Valtteri Bottas, por casi 21 segundos, el tetracampeón de Mercedes sintió, por fin, después de cuatro carreras, una sinergia entre él y su monoplaza.
Para su primer triunfo del año, hace dos semanas en las calles de Bakú, hamilton pudo haber contado con un poco de suerte, pero para esta ocasión, en el Circuito Barcelona-Catalunya, todo fue gracias a un Hamilton superior y un auto inalcanzable.
Fue así como Hamilton extendió su domino a 17 puntos en el campeonato de pilotos, tras haber estado 17 atrás después del GP de Bahrein.
En una prueba que tuvo como exordio un arranque accidentado, con un Romain Grosjean errático al hacer un trompo y llevarse a Nico Hülkenberg, de Renault, y a Pierre Gasly, de Toro Rosso, y estrategias al límite con entradas a pits inesperadas, el ahora líder de la temporada y su escudería por primera vez se combinan para ver desde arriba a sus adversarios.
Por su parte, Max Verstappen, volvió al podio en donde subió por primera vez en su carrera, a los 18 años y 227 días, en un acto de nuevo heroico, pues tenía su auto dañado y estaba bajo el asedio de Sebastian Vettel, de Ferrari.
Al final, el holandés se llevó la tercera posición y le dio a Red Bull el segundo Top 3 de 2018.