Salvador Rodríguez López

Sobre aviso no hay engaño, por lo tanto, si la Secretaría de Finanzas estatal asegura que no habrá apoyo para los ayuntamientos que no tengan recursos para el pago de aguinaldos y otras prestaciones económicas a su personal, habrá que creerle …a medias, porque llegado el día no tendrá otra opción que entrarle.

En todo caso, lo que debe formalizarse es enviar a la mayor brevedad un recordatorio a cada uno de los once ayuntamientos que dentro de su Presupuesto de Egresos 2020 está determinado el gasto que destinarán para salarios y emolumentos de toda la plantilla, que incluye los alcances de fin de año, por lo que bajo ninguna circunstancia pueden disponer de esa partida, destinarla sólo para el fin autorizado, con lo cual se asegura que los trabajadores no tengan que vivir un período de zozobra ante la posibilidad que los dejen sin dinero para las fiestas decembrinas.

El problema gira en torno a los nuevos alcaldes, que tomaron posesión el pasado 15 de octubre, porque heredaron unas arcas vacías y con deudas de diverso índole, en cambio, los que fueron reelectos no pueden culpar a otros de esa omisión.

Para estas fechas es común escuchar los clamores de varios ediles ante la falta de medios para resolver el dilema, posando sus miradas en el gobierno del estado, al que le piden que adelante una porción para atender la exigencia, y aunque siempre está la amenaza de que no se atenderá a final de cuentas se hace y la razón es muy simple: si se deja de pagar el aguinaldo e inclusive una quincena vendrán las protestas de los trabajadores y que más tarde se convierta en una bola de nieve difícil de parar.

La autoridad estatal no puede admitir un brote de inconformidad laboral que luego sea liderado por partidos políticos, asunto que saben muy bien los alcaldes, por lo que todo es cuestión de esperar a que los llamen para informarles que ya se depositó la cantidad que requieren.

Asegura el titular de Finanzas, Jaime González, que “no se les puede engañar ni prometer que habrá recursos extraordinarios para que puedan cubrir esa necesidad, antes bien, siempre se les ha hablado con la verdad, como ocurrió el año pasado cuando tampoco se destinó dinero adicional para ese objetivo y los alcaldes anteriores buscaron la forma de pagar el aguinaldo”.

Otro elemento que consideró el funcionario para negarles algún auxilio fue que para el año en puerta habrá una reducción en las partidas federales, lo que afectará a estados y municipios, por lo que sugirió que sean más eficientes en la recaudación para que puedan cumplir los programas y metas que se han propuesto, o que recurran a un crédito que “no es malo” hacerlo, apuntó, sólo que deben tener cuidado en el uso y administración de los recursos para que favorezcan a sus municipios, porque un error de cálculo puede llevar a un problema mayor, mientras tanto sólo hay que aguardar en qué termina el estira y afloja entre ambos niveles de gobierno.

AMENAZA LATENTE

Evidentemente que todos los trabajadores están de acuerdo en que se determine un aumento sustancial en el salario y las prestaciones. Es un anhelo que por generaciones se ha quedado en eso, en virtud que las condiciones económicas del país no soportaría el ensanchamiento repentino de esa naturaleza y hacerlo provocaría la quiebra de medianos, pequeños y micro negocios, que son la base fundamental del empleo, por lo que la medida lejos de beneficiar sería altamente perjudicial para la fuerza del trabajo.

Pues bien, quien promueve que México entre en ese círculo es Estados Unidos, que exige hacerlo como condición para firmar el nuevo Tratado de Libre Comercio (T-MEC), pero va más allá, al plantear que debe comprobar en campo el cumplimiento del acuerdo, por lo que enviaría inspectores que visitaran las empresas mexicanas, lo que ha generado el rechazo total de los patrones que niegan cualquier entremetimiento extranjero, además existe el temor que el gobierno lópezobradorista llegue a firmar el convenio sin importarle las consecuencias, como sucedió con el muro militar-policíaco que creó en la frontera sur para impedir el ingreso de los centroamericanos y de otras nacionalidades que pretendieran viajar hacia EU.

Lo más desconcertante es que esta acción sólo contemplaría hacerla de EU hacia México, porque México no podría realizarla en el país de las barras y las estrellas y tampoco en Canadá, que es el otro socio del Tratado, lo que de llegar a consentirse convertiría a México en una colonia comercial y laboral estadounidense.

El argumento de los “primos” es que no puede seguir el desequilibrio en materia salarial, ya que mientras ellos pagan buenos sueldos, en México son muy bajos, lo que propicia que un número elevado de empresas de varias partes del mundo se instalen en suelo mexicano, hecho que también es fustigado porque – según ellos – genera una competencia desleal que afecta sus intereses.

En Aguascalientes se sigue muy de cerca las tareas que lleva a cabo el equipo negociador de México, toda vez que de llegar el caso pondría en oscilación la estadía de las firmas, con todas las consecuencias que acarrearía para los obreros y la economía en general.

La Federación de Trabajadores se mantiene en comunicación con el Comité Nacional de la CTM, en aras de preparar las acciones que sean necesarias para exigir al gobierno que defienda la soberanía de la nación y no permita ningún tipo de injerencia.

Al mismo tiempo está en pláticas para la renovación de los contratos colectivos de trabajo, en que se incluya mejores ingresos para el personal sin que llegue a poner en una situación difícil a las empresas.

MEJOR ARREGLO

Como cada año, la plaza de armas luce pletórica de adornos navideños, con el clásico árbol artificial, un Santaclós gigante a las puertas de la Catedral y nochebuenas en varias partes. Precisamente a ellas hay que referirse para que los cajetes estén bien cerrados, ya que en otros años se colocan sin cubrir totalmente la circunferencia lo que motiva que la tierra se desparrame y lejos de ser un motivo de admiración ofrezca un aspecto descuidado y sucio.

En el mismo sentido, que el riego de las plantas vaya de acuerdo con la extensión, toda vez que se hace de prisa y sin importar lo que se afecte las matas, al mismo tiempo que varias de ellas no reciben el agua en el tiempo correspondiente, por lo que para el día 24 o 25 ya están marchitas o secas.

Se entiende que la funcionalidad es de corto tiempo, pero para que luzca tiene que haber el máximo cuidado, de manera que exhiban la misma forma desde el primer día y hasta el último, lo que es posible si se tiene a verdaderos floricultores para su cuidado.

El reconocimiento colectivo radica en que las acciones se hagan bien y la única manera de lograrlo es que se cuide hasta el más mínimo detalle, que muchas veces una desidia echa por la borda las buenas intenciones.

MORENA Y SUS COLORES

Hace varios ayeres que hubo quien pedía el pelotón de fusilamiento para un alcalde panista de El Llano, que tuvo la ocurrencia de mandar pintar la fachada de la presidencia municipal de azul y blanco, considerándose una “barbaridad” política. En cambio, ahora se hará con todos los edificios públicos federales que deberán mostrar los colores del partido Morena, que por “coincidencia” son los mismos del gobierno nacional. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió el Manual para la imagen institucional de los inmuebles del gobierno federal, que entre otras disposiciones está que los edificios, el cuerpo será blanco con un rodapié y cenefa café con guinda y se deberá utilizar pintura vinílica. Las señalizaciones y el diseño de interiores deberán ser iguales para todas las oficinas de la administración pública federal. En las áreas de recepción deberá aplicarse materiales durables y de uso rudo, al ser áreas de mucho tránsito y por lo cual pueden llegar a deteriorarse. En los lugares de mucha afluencia, los pisos deben ser de color claro en la loseta de cerámica para tener mayor durabilidad y limpieza, y en los módulos de recepción se pueden usar materiales plásticos, madera o metal según sea el orden determinado. De igual manera se debe garantizar área de accesibilidad para personas con discapacidad y las sillas y sillones deberán ser de color negro neutro, mientras que muros y plafones, blancos.