Adrián Basilio
Agencia Reforma

CDMX.- Effy Sánchez se convirtió ayer en la segunda integrante o ex miembro del deporte federado mexicano en ingresar a un reclusorio mientras Alfredo Castillo ha estado al frente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).
A la ex presidenta de la Federación Mexicana de Tiro con Arco (Femeta) se le acusa de peculado por tratar de justificar 4 millones 100 mil 197 pesos con 31 facturas presuntamente falsas en los ejercicios fiscales de 2011 y 2012, entre otras irregularidades administrativas y financieras.
Sánchez fue detenida ayer en Mérida y por la tarde trasladada en vuelo comercial a la Ciudad de México para ingresarla al Reclusorio Norte, donde su caso se seguirá en el Juzgado 18.
Antonio Lozano, responsable del atletismo tricolor, fue el primer federativo llevado a la cárcel en la gestión de Castillo, a fines de 2016, como parte de su política de meter orden en las federaciones deportivas nacionales.
A Lozano se le acusó de peculado por un monto de 4 millones 831 mil 197 pesos y se le detuvo por una denuncia de la Conade, cuyo titular había advertido el 4 de noviembre de 2015, en una reunión de trabajo con Diputados y Senadores, que “llegaría hasta las últimas consecuencias” en atletismo y las federaciones de box, beisbol, tiro con arco y basquetbol.
Castillo acusó en varias ocasiones a Lozano de irregularidades administrativas y tener programas de trabajo “absurdos y aberrantes”, y desde mayo de 2015, un mes después de que tomó las riendas del deporte nacional, le cerró la llave presupuestal.
Lozano estuvo 23 días en el Reclusorio Sur, de diciembre de 2016 a enero de 2017, y salió tras pagar una fianza de 5 millones de pesos.