Valeria Rodea Martínez se acercó a Dios mediante sus oraciones, a fin de manifestarle su gratitud por su arribo a la edad de las ilusiones.
La misa de Acción de Gracias se llevó a cabo en la Parroquia Nuestra Señora de la Soledad (Campestre) donde estuvieron presentes los familiares y amigos más cercanos a la quinceañera.
El ministro de la Iglesia aprovechó la presencia de un nutrido grupo de jóvenes para dirigir un reflexivo mensaje, mediante el cual los invitó a permanecer unidos a sus padres, escuchar sus sabios consejos y por supuesto, a disfrutar responsablemente la hermosa etapa de la juventud.
Finalmente, otorgó la bendición a la quinceañera, así como a sus orgullosos papás: Ribelino Rodea Larios y Araceli Martínez.

¡Participa con tu opinión!