SAO PAULO.-La muerte se ha convertido en un recuerdo o, al menos, ya no alcanza a los ricos.
El avance científico ha permitido que la conciencia humana sea almacenada en un chip que puede insertarse en cuerpos que permanecen congelados en un laboratorio de la nueva serie de Netflix, «Altered Carbon» basada en la novela homónima de Richard K. Morgan.
Y sólo los acaudalados pueden pagar el procedimiento para ser inmortales.
“Todos estamos muy atraídos con la idea de vivir para siempre, pero en lo que te hace pensar el show es en que la humanidad está conectada con la mortalidad y, cuando alcanzamos la mortalidad, nos volvemos más humanos. Ser mortales es lo que nos hace humanos”, consideró Joel Kinnaman, quien estelariza esta serie que se estrena hoy con la mexicana Martha Higareda. (Ana Cristina Vargas/Agencia Reforma)