CDMX.- Adal Ramones aprendió de disciplina, gracias a que tuvo que dormir en una casa abandonada por tres días durante su adolescencia.
Así lo confesó el comediante, luego de recordar el mal comportamiento que tuvo cuando aún vivía con sus padres.
“Mi papá me corrió una vez de la casa, ¡en pleno cumpleaños! Cuando cumplí 15 años me robé su coche, me quise ir con mis amigos y lo hice. Me lo robé por 24 horas.
“Después de eso estuve en la calle durmiendo, en una casa atrás de donde vivíamos que estaba abandonada justo el día de mi cumpleaños”, afirmó Ramones en entrevista.
Actualmente, el conductor recuerda ese hecho con humor y reconoció que gracias a eso maduró más rápido.
Con ese mismo nivel de exigencia es como ahora Ramones educa a sus hijos Paola y Diego, producto de su relación con Gabriela Valencia.
“Soy muy estricto, pero desgraciadamente hay que recordar que este mundo tiene muchos distractores, a veces malas compañías.
“Con mis hijos soy muy recto, no nada más con la limpieza del cuarto, sino con el trato a los demás. En eso sí soy rígido porque conmigo lo fueron y creo que es la mejor manera de inculcarlo”, expresó.
Compartió que hace algunos años tuvo que recurrir a una fuerte sanción para corregir la conducta de su hija Paola.
“Una vez, Paola estaba muy chica y se puso muy rebelde. Todos estábamos ya listos con maleta para irnos a Acapulco y yo le dije: ‘nadie va a ir Acapulco por tu culpa’ y eso le pesó.
“Mi hija es muy bien portada. Tiene cosas, como cualquier adolescente, pero ahora ella ya siempre se cuadra conmigo”, sostuvo. (Froylan Escobar/Agencia Reforma)