Cuando Israel Ramírez comenzó a pegar viniles de publicidad en camiones de carga, no imaginó que existiría una competencia donde utilizaría esa habilidad. Mucho menos pensó que se volvería el campeón de la misma, en México.
Equipado con espátula de plástico, cúter y pistola de calor, Ramírez es especialista en wrapping, un tratamiento estético para vehículos que consiste en la aplicación de viniles que simulan pintura mate o metálica además de acabados como fibra de carbono.
“Hace 14 años no pensaba que iba a evolucionar tanto el material, porque en ese tiempo sólo atendía camiones repartidores de cerveza y yogurt”, recordó.
Además de aplicar viniles a automóviles Mercedes-Benz, Audi y hasta Ferrari, Ramírez ha competido desde el 2012 en la Wrap Cup Master Series, que se realiza en la Ciudad de México.
Durante el torneo, los participantes muestran sus habilidades envolviendo partes de vehículos específicas además de objetos más complejos, como maletas, termos o cascos de motociclista.
“Entre más curva sea la superficie, más difícil es poner el vinil”, explicó Ramírez. “Lo que califican los jueces es la limpieza, el cómo lo instales y acabado”.
En 2016, luego de 4 años de quedarse con el segundo lugar, Ramírez, finalmente, se volvió el campeón mexicano de wrapping. Para la ronda final, se le solicitó que colocara un vinil en el costado de un Chevrolet Spark en una hora y media.
Al finalizar el tiempo, Ramírez había avanzado menos que sus competidores, sin embargo, su vinil contaba con solo tres burbujas de aire. La calidad del trabajo le dio la victoria.
Además del trofeo de primer lugar, Ramírez recibió un boleto de avión y hospedaje para participar en el World Wrap Master, que se llevó a cabo en Alemania en mayo pasado. Israel no logró destacar en dicho torneo, sin embargo, ya se prepara para participar en el campeonato de México, en los próximos meses.