José de Jesús López de Lara

Mientras abastecían de manera clandestina un tanque de gas LP, empleados de una gasera no tomaron las medidas de precaución necesarias al manipular la manguera de conexión, lo que provocó una fuga y posterior “flamazo” que alcanzó a uno de los repartidores que resultó con graves quemaduras en diferentes partes del cuerpo.
Los hechos se registraron el sábado por la tarde, frente a una vivienda ubicada en el fraccionamiento Villa Alta.
Unos empleados repartidores de una empresa gasera, llegaron a una calle del mencionado fraccionamiento y les fue solicitado que si llenaban un tanque de gas LP de 30 kilos.
A pesar de ser prohibido, ya que el camión que tienen asignado es sólo para suministrar gas a tanques estacionarios, los gaseros decidieron llenar el tanque de gas de manera clandestina y poniendo en riesgo a los habitantes de la zona.
Es el caso que al momento de estar manipulando la manguera de conexión, se registró una fuga de gas y enseguida un “flamazo”, lo que generó una llamarada del cilindro que alcanzó a uno de los despachadores identificado como Marco Antonio, de 46 años.
Esta persona resultó con quemaduras en el 50% de la superficie corporal.
Al lugar de los hechos llegaron policías preventivos que rápidamente proporcionaron ayuda a la víctima, quien presentaba quemaduras en tórax, abdomen, brazos y espalda.
Posteriormente arribó la ambulancia AGS-09 de Cruz Roja, a bordo de la cual fue trasladado el lesionado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS.
De igual forma se presentaron al lugar del siniestro personal de Protección Civil Municipal, quienes determinaron que tras la oportuna intervención de los policías preventivos, ya no existía riesgo alguno en la zona.