Agentes del Grupo de Inteligencia de la Policía Estatal frustraron un nuevo intento de extorsión contra una persona originaria de la Ciudad de México.
Los extorsionadores estaban pidiendo 300 mil pesos a sus familiares que viven en la ciudad de Torreón, Coahuila, con el pretexto de que lo tenían secuestrado en Aguascalientes.
Quien fue víctima de esta extorsión telefónica es un empleado originario de la Ciudad de México y que por cuestiones de trabajo se encontraba en la ciudad de Aguascalientes.
Fue el pasado domingo a las 16:59 horas, cuando policías estatales atendieron un reporte y se trasladaron a un hotel ubicado en la avenida Las Américas, frente al Centro Comercial “El Dorado”.
En ese lugar unas personas les informaron que siendo las 06:00 de la mañana, su compañero de trabajo de nombre Jesús, de 40 años, había salido desesperadamente de su habitación y se había retirado a bordo de una camioneta Dodge Ram pick up, color blanco, con placas de circulación de Durango.
Debido a que ya no lo podían contactar, solicitaron el apoyo de la Policía Estatal para dar con su paradero.
Ante la sospecha de que fuera víctima de una extorsión telefónica, los policías estatales del Grupo de Inteligencia en coordinación con agentes del Grupo Antisecuestros de la FGE, se dieron a la tarea de rastrear a esta persona en diferentes hoteles y moteles de la ciudad.
Fue así como poco más tarde, localizaron al señor Jesús en la habitación de otro hotel ubicado en la avenida Aguascalientes Sur y cruce con avenida Agostaderito.
Una vez que tuvieron contacto con esta persona, les informó que había recibido una llamada telefónica de un sujeto que dijo ser integrante de la delincuencia organizada, quien le indicó que si no obedecía las instrucciones que le iban a dar, iban a matar a todos los integrantes de su familia, e incluso le proporcionó información personal, por lo que creyó que era verídico.
Ante la amenaza recibida fue obligado a salir del hotel donde estaba hospedado y se dirigió al hotel donde más tarde fue localizado.
Cuando los policías estatales y policías ministeriales verificaron el número telefónico, se descubrió que la llamada había sido realizada desde la ciudad de Reynosa, Tamaulipas.
Cabe destacar que simultáneamente, los extorsionadores estaban exigiendo la cantidad de 300 mil pesos a sus familiares, con el pretexto de que lo mantenían secuestrado en Aguascalientes y era el pago por su liberación.
De inmediato se logró contactar a la familia de esta persona, a quien se le explicó lo sucedido y de esta forma se logró evitar que se hiciera algún depósito.
La víctima acudió posteriormente a la Fiscalía General del Estado, donde se inició una carpeta de investigación por la extorsión telefónica que iba a sufrir.

¡Participa con tu opinión!