Un contumaz delincuente ingresó a la Universidad Tecnológica de “El Retoño”, pero no precisamente para estudiar, sino para cometer un robo.
Cuando ya se había apoderado de tres computadoras y buscaba otros objetos de valor que pudiera robar, fue sorprendido por los vigilantes y por policías preventivos de El Llano, quienes lograron su captura.
Quien ya se encuentra a disposición de la Agencia del Ministerio Público de la Dirección de Investigación de Delitos, es un individuo identificado como José de Jesús, de 36 años, quien es acusado del delito de robo.
Su captura se registró alrededor de las 02:09 de la madrugada del jueves, luego de que personal de seguridad de la Universidad Tecnológica “El Retoño”, que se ubica en la carretera federal No. 70 Oriente, en el municipio de El Llano, comenzaron a escuchar ruidos en el interior del plantel educativo.
En esos momentos pasaba por el lugar una patrulla de la Policía Preventiva del municipio de El Llano, por lo que les hicieron señas a los oficiales para que detuvieran la marcha y les pidieron apoyo, ya que aparentemente un intruso había ingresado a las instalaciones de la Universidad Tecnológica “El Retoño”.
Los policías preventivos de El Llano recorrieron la barda perimetral y se percataron de que la puerta ubicada en la parte posterior tenía el candado destrozado, además de que la chapa estaba forzada.
Por tal motivo, se solicitó apoyo y momentos después llegaron más policías preventivos de El Llano y policías estatales, quienes comenzaron a realizar una revisión exhaustiva, salón por salón, en busca de algún intruso.
Fue hasta que revisaron el área de la biblioteca cuando salió un sujeto corriendo con dos costales que llevaba en las manos, por lo que los oficiales lo persiguieron y metros más adelante lograron darle alcance hasta someterlo.
El sospechoso se identificó como José de Jesús, de 36 años.
Al momento de que registraron el contenido de los costales, descubrieron que llevaba tres monitores para computadora, tres CPU, con sus respectivos teclados y mouse; así como tres modems y una botella de cerveza vacía, la cual minutos antes había consumido dentro del plantel educativo.