CDMX.-Justin Bieber nunca había sido visto tan devastado.
Y es que la noticia de la hospitalización de su ex novia Selena Gomez hizo que el cantante, de 24 años, derramara lágrimas de dolor y desesperación.
El miércoles por la noche, tras difundirse que Gomez, de 26 años, fue ingresada en un centro de salud mental para recibir tratamiento psiquiátrico debido a una crisis emocional, Bieber fue captado saliendo de una iglesia en Beverly Hills desconcertado. Se abrazó a sus elementos de seguridad y asistentes y lucía despeinado y triste.
Ayer por la mañana fue visto a bordo de una camioneta junto a su mujer, la modelo Hailey Baldwin, cubriéndose el rostro con ambas manos sin poder disimular su aflicción, mientras ella lo observaba con semblante preocupado. (Staff/Agencia Reforma)