Entrelazan sus destinos

Mediante el séptimo de los sacramentos quedaron unidos para siempre, José de Jesús Díaz López y María Guadalupe Viscencio Quiroz.
La ceremonia fue enmarcada por la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción donde los contrayentes contaron con la grata compañía de sus seres queridos.
Entre la concurrencia, destacó la participación de los señores: Jesús Díaz y María Guadalupe López, papás de José de Jesús; Ricardo Viscencio Barroso y Angélica Quiroz, papás de María Guadalupe.
El momento más emotivo fue cuando los contrayentes intercambiaron los votos nupciales, prometiendo permanecer unidos hasta el final de sus días, amarse, respetarse y ser fieles el uno con la otra.
Más tarde, el ministro de la Iglesia, los bendijo, no sin antes exhortarlos a fundar una nueva familia basada en el amor de Jesús.