Ya de vuelta en Aguascalientes, el gobernador Martín Orozco Sandoval y el secretario de Finanzas, Luis Ricardo Martínez Castañeda, sostuvieron una reunión encaminada a realizar los ajustes necesarios para el presupuesto del próximo año, mismo que habrá de entregarse al legislativo.
Al referirse a este presupuesto, el primer mandatario aseguró que se trata de una propuesta “prudente y austera” y que se mantendrán los procesos “de disciplina y racionalidad en el gasto”. Se busca también que la planeación de las finanzas del gobierno estatal “se ajuste a las expectativas en la distribución de recursos federales”.
Dijo que a pesar de su naturaleza austera, se trata de un presupuesto en el que no se dejará de atender “sectores prioritarios como educación, salud y seguridad, entre algunos otros rubros”, explicó el gobernador.
Por su parte, el titular de la Secretaría de Finanzas (Sefi) informó que como resultado de la salud financiera en la administración pública, “se tienen buenas perspectivas para el estado frente al presupuesto federal” y de ello tiene conocimiento la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
Martínez Castañeda también se refirió al encuentro que sostuvo con sus similares de las otras entidades y con el titular de dicha dependencia federal, José Antonio Meade Kuribreña para abordar, precisamente el presupuesto federal 2018 que actualmente se discute en el Congreso de la Unión.