Mientras que para unos es de alborada, en otros es de crepúsculo, son los sentimientos que se asientan entre aquellos que obtuvieron el pase a la “representación popular” y los que se quedaron a la vera del camino.

Concluido el reparto de curules a nivel federal, se tiene una nueva composición política en Aguascalientes, al meterse hasta la cocina el partido Morena, luego de que obtuvo una senaduría y una diputación federal, por lo que es primera ocasión en sus 89 años de existencia que el PRI local no estará representado en el Congreso de la Unión.

Por su parte, el PAN no logró sujetar el total de las diputaciones federales que obtuvo hace tres años, aunque logró quedarse con dos, además de las dos senadurías de mayoría relativa, con lo que mantiene presencia política, lo que permitió la consolidación del grupo orozquista, ya que la senaduría de Martha Márquez y la diputación de Javier Luévano fueron con su apoyo.

Aunque es temprano señalarlo pero los hechos así lo apuntan, de los resultados registrados del 1 de julio se desprende que, Juan Antonio Martín del Campo, al obtener la segunda senaduría automáticamente entra en la puja por la gubernatura para 2022 y en el mismo sentido está la alcaldesa Teresa Jiménez, no obstante, para lograr el objetivo tendría que ganar la reelección el año próximo. La fotografía que publicó El Heraldo en su edición de ayer, en que ambos aparecen al lado de del gobernador Martín Orozco Sandoval y de Martha Márquez puede ser premonitoria.

Al seguir el mismo sendero se demuestra que el que persevera alcanza, ya que para llegar a la senaduría, Martín del Campo tuvo que sortear el intenso fuego amigo que buscó hasta debajo de la piedras alguna falla en su administración como presidente municipal, sin encontrar alguna que fuera lo suficientemente pasable para imponerle un castigo a nivel de partido, con lo que habría quedado fuera en la pasada elección interna.

En lo que se refiere a la senaduría de primera minoría, esto es, que quedó en segundo lugar de la votación, se le asignó a Daniel Gutiérrez Castorena, de Morena, lo que rompió el binomio PRI-PAN que en cada elección disputaban los escaños y ahora tienen que darle cabida a un partido que nació hace tres años, aunque en la práctica el movimiento estaba presente desde 2012 y con su guía en campaña permanente en los últimos 12 años.

Gutiérrez Castorena es profesor de ciencias políticas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), en donde ha fungido como decano del Centro de Ciencias Sociales, también ocupó la presidencia de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la misma Universidad (ACIUAA) y consejero del Instituto Estatal Electoral, asimismo, a principios de 2013 fue designado como representante en la entidad de Morena, entonces en proceso de formación, por lo que aun cuando es su primera incursión en la competencia comicial tiene tiempo en el medio.

Su presencia en el Congreso federal abre amplias posibilidades para la UAA, principalmente en la tramitación de apoyos financieros (de lo que están urgidas todas las universidades públicas del país), lo mismo de acrecentar la participación estudiantil en los programas que tienen lugar a nivel nacional e internacional. Con ello le dará seguimiento a lo que en su momento hicieron legisladores para captar recursos que beneficiaron a la institución, como fue el caso de Lorena Martínez cuando fue diputada federal, que en esta ocasión fue desbancada por Gutiérrez Castorena.

A la par que los vencedores siguen con los festejos, en el PAN es agridulce lo alcanzado en virtud que daban por asentado que ganarían las tres diputaciones, pero la del Distrito 02 fue para la morenista Elba Lorena Torres Díaz, que dejó fuera a Leonardo Montañez, quien llegó con la bendición de la alcaldesa Teresa Jiménez, a la vez, otro de los damnificados es el priísta José Carlos Lozano.

El más perjudicado fue el PRI que no alcanzó ninguna posición federal, por lo que sólo tiene como opción entrar en proceso de reconstrucción o conformarse con viajar en el cabús, al lado de los partidos que veía pequeñitos y por lo mismo a lo largo de muchos años les patrocinó suficiente oxígeno, mismo que ahora necesita con urgencia.

 

DESPIDOS EN MASA

A propuesta de la administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador, desaparecerán las delegaciones federales y en su lugar creará 32 coordinaciones –una en cada estado–, lo que significa reemplazar todas esas oficinas por una sola, con vínculo directo con gobierno federal.

Durante el día de ayer fue comentario general entre empleados de varias de las dependencias que operan en Aguascalientes, por lo que fue necesario indagar de dónde surgió la especie y se encontró en la publicación que el periódico Reforma hizo el domingo pasado, al citar a Irma Sandoval, propuesta como futura secretaria de la Función Pública, quien explicó que desde esa dependencia impulsarán las reducción de la burocracia, con fines de austeridad presupuestal.

Dijo que “lo importante es la desburocratización y la austeridad republicana, porque, como se sabe, las delegaciones chupan muchos recursos en la maraña burocrática. Para hacer una estructura de mayor cercanía, eficacia y eficiencia, estamos pensando en reestructurar y hacer un enlace más directo con la ciudadanía”.

Aunque no mencionó si se trata de la “alta burocracia” o de los trabajadores, el hecho mismo que se pretenda su eliminación significa la cancelación de puestos de prácticamente todos los niveles, porque si se suprime el cargo principal, que en este caso es el delegado estatal, también sería el personal que depende de él y de los demás que laboran en las oficinas.

Durante su campaña, el virtual presidente electo ofreció que en materia administrativa el suyo sería un gobierno austero, comprometiéndose a que no tocaría a los trabajadores federales, pero con el triunfo en el bolsillo podría cambiar de parecer, como todo indica que para allá apunta.

Irma Sandoval insistió en que habrá “un acercamiento con la ciudadanía y austeridad republicana. Para no tener gastos onerosos de representatividad y de burocracia, es que se está pensando en eso”, para ello López Obrador ya nombró a la senadora electa Delfina Gómez como coordinadora en Estado de México.

Quienes ocupen la coordinación en cada estado de la República, explicó Sandoval, es porque tienen una trayectoria de trabajo cercano a la ciudadanía y al movimiento de regeneración nacional: “Van a ser perfiles del más alto nivel, de mucho trabajo de campo, de mucha cercanía a la sociedad y además, con todos los méritos de haber marchado con el movimiento desde un principio”.

ABRAZO FRATERNO

Aunque ningún ser humano es eterno, es aflictivo cuando ocurre el fallecimiento de alguien cercano, sea por lazos consanguíneos, por amistad o por otras razones, que es el caso de doña Lilia Alicia Palomino Topete, quien dejó de existir el pasado 5 de julio. Fue un ejemplo de vida, tanto en lo familiar como en el medio político y los negocios. Ocupó una diputación por el Partido Acción Nacional en la LIV Legislatura local, junto con Gastón Guzmán Díaz e Ignacio Campos Jiménez, en la que también fue diputada su hermana Silvia Teresita Palomino Topete, por el Partido Revolucionario Institucional. Su padre fue el extinto gobernador Benito Palomino Dena, que también fue diputado federal, por lo que encontró en su ejemplo la entrega política, a la que dedicó gran parte de su vida. Un abrazo a toda su familia, que seguramente encontrarán consuelo en sus ideales, como una mitigación a su sentimiento.

¡Participa con tu opinión!