Criadores de abejas promueven el rescate de estos insectos, por ello, cuando la población realice el avistamiento de algún enjambre o colmena natural, se les solicita que se comuniquen con los apicultores y no lo hagan exclusivamente con los bomberos, señaló Enrique Hernández Ayala, presidente del Comité Sistema Producto Apícola, pues el gremio tiene el interés de proteger a las abejas, reubicándolas en colmenas productivas.
Detalló que este programa fue implementado desde hace años por la agrupación, por lo que en el 449-158-22-99 reciben las llamadas de personas que localizan un enjambre; añadió que han recibido reportes de abejas ubicadas en cuevas y huecos de los árboles, hasta en lugares más urbanizados, como calentadores, llantas y registros de electricidad.
Asimismo, Hernández Ayala destacó que en la medida de sus posibilidades, acuden a atender estos reportes, y si es factible, se reubica a las abejas en una colmena productiva; agregó que como estos insectos pueden representar un riesgo para la población, porque no se conoce su origen, generalmente se hacen acompañar de bomberos, “porque puede ser una colmena brava, que al molestarla pueda atacar a las personas de los alrededores”.
Reconoció que en algunas ocasiones no es posible realizar la reubicación, porque el lugar donde se encuentran los enjambres -como un recoveco entre dos paredes- no lo permite, en esos casos se tiene que proceder al sacrificio de las abejas; además se les recomienda a los propietarios del lugar tapar esos huecos para que no vuelvan a servir de alojamiento para un enjambre.
Finalmente, el presidente del Comité Sistema Producto Apícola indicó que cuando las abejas son rescatadas se llevan a campo, en una colmena técnica y se cambia la reina de manera inmediata, “para que sea una de la cual se conoce el comportamiento y sea el que adoptará su población (…) con el fin de que sean abejas productivas en algún grado”.