Jimena Larrea
Agencia Reforma

Justo cuando pensabas que Black Mirror, la serie de ciencia ficción disponible en Netflix, no podía generarte más ansiedad, los productores Charlie Brooker y Annabel Jones hicieron al espectador responsable del destino del protagonista de “Bandersnatch”, el primer episodio interactivo para adultos, tanto de la franquicia, como de la plataforma de streaming.
“Bandersnatch” sigue la historia de Stefan, un joven programador que sueña con desarrollar un juego inspirado en una novela del género “elige tu propia aventura”, cuyo autor, curiosamente, tuvo una vida dramática y misteriosa.
En el episodio, tú estás a cargo de las decisiones del protagonista, ayudándolo a decidir desde qué comer y qué escuchar, hasta cómo lidiar con sus problemas sentimentales y profesionales. En un principio, responder ‘sí’ o ‘no’ parecería inofensivo. Pero no tardarás ni dos minutos en detonar la bomba de confusión, intriga y sorpresa que es este episodio.
La interfaz de “Bandersnatch” es muy similar a la de los juegos ‘point and clic’ de los 90 o a la de algunos títulos actuales como “Life is Strange”. En ciertos momentos de la historia, deberás seleccionar una de las opciones que aparecerán en la pantalla y, dependiendo de tu elección, la trama tomará un camino u otro.
Si está viendo el episodio en una tableta o smartphone, solo tendrás que tocar la opción deseada; si lo haces desde el televisor, deberás seleccionarla con el control; y si decidiste vivir la experiencia a través del navegador de la PC, usarás el cursor. Por el momento, “Bandersnatch” no es compatible con Apple TV ni con Chromecast.
De acuerdo con Netflix, el episodio tiene 5 finales distintos con diversas variaciones y hay más de 1 trillón de caminos distintos para llegar a ellos (considerando las distintas variables que se pueden mezclar en el episodio). El tiempo para seleccionar una ruta es de 20 segundos, de lo contrario, Netflix seleccionará una opción por ti.
“La interfaz, en lugar de ser una barrera, es otra herramienta de lenguaje y tienes que buscar la barra cuando te das cuenta de que debes tomar una decisión. El audio, conectado a esto, se vuelve más intenso y casi sientes la presión de elegir, sientes que tú eres el protagonista, eres su punto de vista, y son casi dos ideas compitiendo en tu cabeza”, destacó Jones.

La tecnología detrás de Bandersnatch
Para llevar un registro de las distintas posibilidades en la trama, el equipo de Carla Engelbrecht, directora de Innovación de Producto de Netflix, tuvo que desarrollar una plataforma propia llamada Branch Manager, con la que los encargados de preproducción, filmación y postproducción pudieron llevar a cabo una labor titánica.
“Branch Manager es un elemento clave para nosotros. Hemos establecido un ritmo de trabajo, y eso significa que nuestro creadores pueden concentrarse en la parte creativa, en escribir grandes decisiones. Tenemos un proceso estandarizado para entender qué está pasando, y esta herramienta sirve para todo, desde el ‘outline’ hasta la entrega a Netflix”, explicó Engelbretch.
Antes de desarrollar esta herramienta, Brooker y Jones utilizaban otro programa para llevar un registro de las distintas tramas, pero no fue suficiente para la cantidad de historias y detalles que fueron añadiendo al episodio.
“No sabía que iba a ser tan complicado. Pensé que sería solo un diagrama de flujo y que podría hacerlo en papel, pero luego pensaba: ‘Oh, ¿se podrá hacer esto?’, y enviaba correos (al equipo de Netflix) y su respuesta nunca fue ‘No, no puedes hacer eso’, y luego decían ‘Sí, es posible’, y yo pensaba: ‘Mierda, ahora lo tengo que hacer’, y la historia se siguió extendiendo”, explicó el productor de Black Mirror.
El equipo de Engelbrecht también utilizó tecnología de ‘state tracking’, con la que la plataforma recuerda las elecciones realizadas por los usuarios para después mostrar ciertos contenidos, y trabajó arduamente para que las interacciones fueran tan fluidas como fuera posible. El enemigo número uno del proyecto sería el circulito rojo que indica que la serie se está cargando.
“En un título linear, lo que hacemos es descargar constantemente los próximos segundos, y eso es lo que genera una reproducción continua. Un reto con las narrativas ramificadas, con los títulos interactivos, es que introducimos un riesgo de ‘buffering’, porque ya no hay un solo camino”, explicó la directora de Innovación de Producto de Netflix.
“Así que construimos una nueva tecnología que nos permite tener transiciones más sutiles entre las tomas de decisiones. Hay una descarga más pensada sobre las piezas que necesitamos descargar. En particular, sólo se descarga lo que es relevante para ti o lo que creemos que será relevante”.

Datos curiosos:
-David Slade, el director de Bandersnatch, también estuvo a cargo del episodio “Metalhead”
-La primera reacción de Charlie Brooker y Annabel Jones, productores de Black Mirror sobre realizar un episodio interactivo fue: “No. No va a suceder”
-Charlie Brooker solía reseñar videojuegos y eso lo hizo dudar sobre las posibilidades de la experiencia interactiva: “No queríamos que fuera solo un gancho. Yo solía reseñar videojuegos y en los 90s había CD-ROMs interactivos que eran muy lentos y toscos, y no sabía como traducirlo a Black Mirror”-
-Brooker y Jones utilizaban un programa para organizar las distintas ramas de la trama, pero no fue suficiente, así que Netflix desarrolló uno propio llamado Branch Manager.
-Tomó 35 días filmar el episodio y los actores tuvieron que filmar cada secuencia de cada decisión de principio a fin.