Por FRANCISCO VARGAS M.

El joven español Emilio Silvera al cortar la única oreja, se convirtió en el triunfador de la novillada celebrada en Ciudad Lerdo, Durango; festejo en el cual Enrique de Ayala fue ovacionado.
En tarde soleada y con entrada de un cuarto, se jugaron novillos de la ganadería potosina de Pepe Garfias, bien presentados y sin complicaciones en general.
Emilio Silvera en su primero escuchó calurosa ovación; superándose en el otro al que le hizo una faena interesante que tuvo calado en los tendidos para ser premiado con una merecida oreja.
Enrique de Ayala estuvo en sus dos novillos con entrega y disposición, siendo reconocido en ambos con ovación que agradeció en el tercio. (pacovargas_@hotmail.com )