En la Capilla de San Juan Pablo II, el pequeño Enrique Reynoso Sánchez fue bautizado en nombre de la Santísima Trinidad, con lo cual fue reconocido como hijo de Dios.
Enrique Reynoso y Jimena Sánchez colmaron de bendiciones a su hijo una vez que fue llevado a la pila bautismal por sus padrinos, Bernardo Muñoz y Paloma Rodríguez.
Por supuesto, la familia entera se reunió en honor al recién bautizado para manifestar sus felicitaciones, así como acompañarlo en el cálido festejo que se llevó a cabo luego de la celebración religiosa.