Salvador Rodríguez López

Se desconoce de quién fue la idea y qué fines tiene, pero la cuestión es que el pago del bono navideño que se entrega a los jubilados y pensionados del sector educativo se hace mediante un procedimiento que se creía sepultado, como es la obligación de que personalmente vayan en un día y hora a un sitio determinado.
Asimismo, se exigió la entrega de una copia de la credencial de elector para acreditar el lugar de su residencia y sin excepción, a todos les expidieron una tarjeta bancaria con la que puedan acudir a cobrar su dinero a la institución correspondiente
A simple vista parecería un procedimiento administrativo normal, que requiere de comprobación de datos del beneficiario para que quede constancia ante la oficina de finanzas, sin embargo se contradice el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que con bombos y platillo aplaudió la decisión del ISSSTE, cuando dio a conocer la cancelación de la comprobación presencial del personal retirado, que prevaleció por décadas como una obligación para que pudieran cobrar su jubilación o pensión.
El 21 de abril de 2014 el entonces director general del ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada (q.e.p.d.), anunció ante senadores la anulación del trámite conocido como “pase de vigencia”. Dijo que con este acuerdo terminaba “una vieja práctica” que obligaba a pensionados y jubilados a acudir dos veces por año a las oficinas del Instituto, “a decir que están vivos” para que les pagaran ese derecho.
En su mensaje Lerdo de Tejada fue muy claro: “Mover a nuestros viejos, sacarlos de sus casas, exigirles, incluso a sus hijos o a sus familiares que pidan un día laboral para poderlos transportar a la institución al pase de vigencia, además a decirnos que no se han muerto para que les paguemos su dinero, porque ese dinero no es nuestro, lo administramos nosotros pero es dinero de los trabajadores del Estado Mexicano”. Sostuvo que lo único que se hacía era complicarle la vida a pensionados y jubilados y a sus familiares, por lo que se llegó a la conclusión que existían otros mecanismos que permitieran atender este renglón sin necesidad de requerirles el cumplimiento de algo que les causaba problemas.
En esta ocasión el Instituto de Educación de Aguascalientes y la Sección Uno del SNTE dieron a conocer el esquema de pago a 8 mil personas que están en esa condición y lo cual se hace en la mega velaria de Expoplaza en el caso de la ciudad capital y en los demás municipios en la unidad regional respectiva.
La modalidad de hacerles el pago mediante una tarjeta bancaria es un gasto que pudo haberse eliminado, a partir de que la totalidad de los ex trabajadores cobran su mensualidad en un banco, por lo que bastaba con que se hubiera canalizado la cantidad respectiva a su cuenta para cumplir con esa retribución contractual.
El solo hecho de que estén cobrando cada mes es señal inequívoca de que están vivos, por lo que no hacía falta hacer ninguna otra diligencia y menos forzarlos a que acudieran a un lugar y hora, según el orden alfabético que diseñaron en el IEA, para tener acceso al recurso, que por cierto llegó con varias semanas de atraso ya que debió entregarse antes de Navidad.
Otro elemento que llama la atención es que por primera vez el Instituto de Educación toma el control absoluto y con ello deja al margen al SNTE, que por años fue el encargado de entregar el bono como una muestra de que era parte de las conquistas sindicales, hecho que tiene varias lecturas, particularmente la búsqueda de debilitar la figura del secretario general de la Sección Uno, Mario Armando Valdez Herrera, que ha tenido que remar contracorriente por las piedritas que le ponen figuras del pasado, que sin pudor alguno han pretendido erigirse en el poder tras el trono.
Habrá que seguir de cerca las señales que se envíen desde el IEA y el SNTE, que no sean sólo actos para la foto, sino de los movimientos que tengan lugar entre funcionarios y dirigentes y de forma colateral el comité estatal del Partido Nueva Alianza, que desde 2006 está presente en el Sindicato. Son demasiados los intereses que hay en juego y nadie quiere perder los espacios ganados, menos ahora que una fracción partidista asegura que fue determinante para el triunfo del gobierno en turno.

MARCHA ATRÁS
Con sólo cuatro días en el cargo, las autoridades municipales de la capital dieron muestras de tener disposición al diálogo y, sobre todo, de actuar con congruencia, lo cual quedó de manifiesto luego de que El Heraldo dio a conocer que este año subiría 20% el pago del Impuesto a la Propiedad Raíz (predial), no obstante el reiterado compromiso que se asumió en compaña de que no habría incrementos a los cobros.
De inmediato actuó el secretario de Finanzas, Alfredo Cervantes García, al aceptar que se expidieron recibos con incrementos del 20%, pero dijo que no era la intención sino que tuvo que ver “con el movimiento de tablas catastrales que bien pudo haber disparado aumentos aún mayores”.
Aseguró que “en cuanto se detectó dicha circunstancia él personalmente dio instrucciones de corregir la irregularidad”, ofreciendo a los ciudadanos que hayan pagado su predial con aumentos como lo informó este Diario, para que acudan ante él para que les normalice su situación.
Aseguró que la política del actual Ayuntamiento de Aguascalientes es no generar nuevos gravámenes ni acrecentar los existentes, por lo que únicamente se hace una actualización del 7% que corresponde al 4% de la inflación prevista para el año y 3% de la actualización de las tablas catastrales.
Lo que ofrece el gobierno de la ciudad por pago oportuno es un descuento del 10%, a quien lo haga entre los meses de enero, febrero y marzo, en tanto los jubilados y pensionados, personas mayores o con discapacidad será del 50% todo el año, procedimiento que puede cumplirse en palacio municipal, en bancos, tiendas de conveniencia, delegaciones urbanas y rurales, DIF municipal, Secretaría de Seguridad Pública y dirección de panteones, deducción que no es algo nuevo sino que ha estado vigente desde hace varios trienios.
Mientras que aquí se practica el descuento del 10% y 50%, en el vecino estado de Jalisco tienen municipios con rebajas del 15% a quien lo haga en enero o febrero, como en San Pedro Tlaquepaque y Tonalá, además en Tonalá quien pague durante los primeros cuatro meses participará en una rifa de un automóvil modelo 2017. En Tlaquepaque está la exención del 100% del pago a las personas mayores de 65 años y cuyo valor catastral de la vivienda no exceda el millón de pesos.

HGZ-3 DEL IMSS
Con una inversión de 800 millones de pesos, a más tardar en marzo se abrirá el tercer hospital general del Instituto Mexicano del Seguro Social que se construye en el municipio de Jesús María, y ya se proyecta el cuarto nosocomio. Por lo pronto, el delegado del IMSS, Diego Martínez Parra, adelantó que el HGZ-3 se ubica en una superficie de 33 mil 850 metros y contará con 144 camas, cuatro quirófanos y 32 consultorios para la atención de 144 mil afiliados y sus dependientes, por lo que se contratará a mil 300 trabajadores. De manera paralela está casi concluida la Unidad de Medicina Familiar en Villas de Nuestra Señora de la Asunción, con una inversión de 37 millones de pesos; tendrá diez consultorios de medicina familiar y cinco de medicina preventiva y atenderá a 48 mil derechohabientes. El total de inscritos en el IMSS, que abarca todo el estado de Aguascalientes y varios municipios de Jalisco y Zacatecas, es superior a los 285 mil.