Brenda Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un viaje a Venezuela para desentrañar una conspiración criminal llevará al agente Jack Ryan (John Krasinski) a enfrentarse a una situación de crisis política y social en la segunda temporada de la serie Tom Clancy’s Jack Ryan.
Aunque la serie de Amazon Prime, que estrena hoy en la plataforma, se desarrollará dentro de un contexto que se asemeja mucho al que vive el país sudamericano, parte del reparto destacó que lo más importante es que sus espectadores podrán conocer el mundo del espionaje.
«A nivel internacional se conoce la crisis política y social que está viviendo Venezuela, creo que si las personas quieren saber más no será a través de esta serie, pues lo más interesante es que es un programa de espionaje con toda la aventura y acción que tienen este tipo de producciones.
«Del lado de los que estamos en Venezuela y de los que están en la CIA, lo interesante es descubrir el tema del espionaje», expresó Francisco Denis, quien interpreta al antagonista de la trama, la mano derecha del Presidente de Venezuela.
Creada por Carlton Cuse y Graham Roland, la historia inspirada en el personaje de Tom Clancy reflejará la diferencia entre clases sociales, los intereses políticos y la pobreza, durante ocho capítulos.
Una situación que ocurre en todo el mundo, consideró la actriz Cristina Umaña, quien se integra a la serie como Gloria Bonalde, opositora del movimiento del mandatario.
«Es un universo completamente nuevo para Jack, porque es latinoamericano, ahí empiezan todas sus aventuras para entender todo el tema democrático y las mafias, cosas que podemos vivir todos.
«Más allá de la crisis de un país, es entender los paralelos que pueden existir en todas partes del mundo cuando las personas se quedan mucho tiempo en el poder y empiezan a malearse, llenarse de mafias y donde el pueblo es lo de menos», dijo Umaña.