Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El PRI quedó rezagado como tercera fuerza política en el País tras los comicios del domingo, en los que perdió todas las posiciones que disputaba y quedó en el penúltimo lugar en la contienda por la Presidencia con la candidatura de José Antonio Meade.
Los malos resultados en las urnas llevaron al tricolor a ceder las dos entidades que actualmente gobierna: Jalisco y Yucatán, además de su prominencia en el Congreso federal e incluso Atlacomulco, la tierra del presidente Enrique Peña Nieto.
Con el 93.56 por ciento de las actas computadas, el PREP le dio a Meade el 16.4 por ciento de los votos, 36 puntos menos que al virtual ganador Andrés Manuel López Obrador.
De acuerdo con el conteo, el candidato priista no ganó en ninguna de las entidades del País: en 18 se colocó en el tercer lugar, mientras que en las 13 restantes fue la segunda opción.
Según el PREP, si las tendencias se mantienen, el tricolor tampoco podrá retener Jalisco y Yucatán.
En la primera, el candidato de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, aventajó a Carlos Lomelí con un cómodo 39 por ciento, mientras que en Yucatán, el único estado que el tricolor aspira a retener, el panista Mauricio Vila triunfó sobre el priista Mauricio Sahuí con una ventaja de menos de tres puntos porcentuales, lo que podría dar paso a una batalla legal.
En el Congreso federal el tricolor se perfila como la tercera fuerza política, por detrás de las coaliciones Juntos Haremos Historia y Por México al Frente.
A nivel estatal, de los 27 congresos locales que serán renovados, el PRI era la primera fuerza política en 13. De ellos, Morena arrasó en al menos 8, entre los que se encuentran los de Durango, Hidalgo, Sonora y Estado de México.
En Sonora, el estado de Manlio Fabio Beltrones, por primera vez el tricolor perdió la Alcaldía de Hermosillo.
Los conteos preliminares indican que Morena también superó a la hija del ex presidente del tricolor, Sylvana Beltrones, quien aspira al Senado.
La fórmula compuesta por Sylvana y Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez se quedó en el camino, frente a la conformada por los morenistas Lily Téllez y Francisco Alfonso Durazo.
En Guerrero, tierra de los dirigentes tricolores René Juárez Cisneros y Claudia Ruiz Massieu, Chilpancingo quedó en manos del morenista Antonio Gaspar y el puerto de Acapulco se fue para la también morenista Adela Román.
En Hidalgo, bastión de Miguel Ángel Osorio Chong, Morena le arrebató al PRI los distritos electorales de Pachuca y Tula.
En Coahuila, con más del 47 por ciento de la votación, el candidato de Juntos Haremos Historia, Claudio Mario Bres, le arrebató el municipio de Piedras Negras..
De acuerdo con el conteo preliminar, Morena también se perfila como el ganador en 48 de los 125 municipios del Estado de México, entre ellos los que concentran el mayor número de habitantes: Ecatepec, Texcoco, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán de Zaragoza y Cuautitlán.