Oscar Maurilio Soto Sánchez
Agencia Reforma

Cd. de México, México.- El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) enfrenta, por primera vez, una demanda judicial de una de sus empresas contratistas que hizo los caminos provisionales de acceso a la terminal.
Se trata de Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos (Tracotamsa), que en diciembre de 2015 ganó el contrato de 705 millones de pesos.
El pasado 16 de octubre, Tracotamsa demandó ante un juzgado federal la rescisión de ese contrato y pagos por al menos 3.4 millones de pesos, aunque el contenido completo de sus reclamaciones no es público.
La empresa también pidió al Juez Tercero de Distrito en Materia Civil, Felipe Consuelo Soto, dictar una medida cautelar para que Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) no le aplique las penas convencionales pactadas en el contrato, lo que el Juez rechazó.
Esas penas están previstas por el atraso en la entrega de obras imputable exclusivamente al contratista, y son de 0.2 por ciento del valor de los trabajos no concluidos, y de hasta 5 por ciento del monto total, es decir, unos 35 millones de pesos.
El pasado 3 de diciembre, GACM contestó el reclamo de Tracotamsa y presentó una contrademanda con sus propias exigencias, por lo que el litigio se prolongará durante varios meses.