De acuerdo a las reformas al Código Penal del Estado, que entraron en vigor, el asedio que se haga con fines lascivos sobre personas de cualquier sexo, o por quien se aproveche de su posición jerárquica, derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o de cualquier otra clase, que implique subordinación de parte de la víctima, se castigará con cárcel.
Asimismo, cuando se persigan fines lucrativos; o cuando se haga en espacios o establecimientos públicos, que afecte o perturbe el derecho a la integridad física, psíquica o moral, o el derecho de libre tránsito, causándole intimidación, degradación, humillación, o un ambiente ofensivo; o el captar imágenes de otra persona o de una parte de su cuerpo, sin su consentimiento y con un carácter erótico sexual.
Al responsable de hostigamiento sexual, se le impondrá castigo de uno a dos años de cárcel y de 50 a 100 días de multa, y el pago total de la reparación de los daños.
La pena de prisión aumentará hasta dos terceras partes respecto de los mínimos y máximos, cuando la víctima sea menor de 18 años de edad o cuando el responsable tenga o haya tenido una relación de pareja con la víctima.
La pena aumentará hasta en un 50% cuando la víctima sea descendiente o tutor.
Se consideran autores de violencia familiar a los cónyuges; a la concubina o concubino; al pariente consanguíneo en línea recta ascendiente o descendiente, sin limitación de grado; el pariente colateral consanguíneo, afín hasta el cuarto grado; al adoptante o el adoptado; y al pariente por afinidad hasta el cuarto grado.
Al responsable de violencia, a partir de una relación de pareja se le aplicarán de uno a cuatro años de prisión, de 50 a 100 días de multa y al pago total de la reparación de los daños y perjuicios ocasionados.
La misma pena se aplicará a la exposición de menores o incapaces, es decir, al responsable de colocarlos en una situación de desamparo.

¡Participa con tu opinión!