Abandonar y dejar sin alimentos a las personas con discapacidad o de la tercera edad, podría ser castigado con dos a cinco años de cárcel, además de obligar a la reparación del daño y suspensión de los derechos de familia para quienes incurran en esto.
Esta condición se aplicará en cuanto sea publicada la modificación al artículo 131 del Código Penal del Estado de Aguascalientes, que se espera sea este lunes y que configura como delito el incumplir con las Obligaciones de la Asistencia Familiar.
Esto lo explicó el diputado Juan Manuel González Mota, promotor de esta iniciativa que dejó en claro que esta obligación no sólo es de los papás a los hijos con discapacidad, sino también de los hijos hacia sus padres que ya atraviesen por la etapa de adulto mayor, pues “nos hemos encontrado con muchos casos de papás ancianos en abandono total”.
Comentó que se tienen leyes con las que se pretende salvaguardar los derechos de todos los integrantes de las familias, por lo que no estaría de más que se haga una amplia promoción de esta reforma que busca la atención de quienes enfrentan alguna discapacidad por enfermedad, accidente o de nacimiento, y hasta por pasar ya la edad avanzada.
“Hay infinidad de casos de padres de familia que se han desentendido de sus hijos con discapacidad, a los que se debe recordar que ellos tienen la obligación de pasar una pensión alimentaria y de vestido de por vida”.
El diputado González Mota comentó que ha preparado otra iniciativa ya presentada y que buscará que se incluya en el Buró de Crédito a aquellos que no cumplen con la obligación de pagar la pensión alimentaria a sus hijos, pues deben tener en mente que si bien pueden separarse de la pareja o divorciarse, sus vástagos siempre serán su responsabilidad.
A muchos les “pega” ser parte del Buró de Crédito al ser limitados para sus actividades comerciales, y si bien a algunos les pueda parecer exagerado, se debe tomar en cuenta que en otros estados de la República ya se aplica esta medida y se cuenta inclusive con un padrón de deudores alimentarios, a los que se les restringe de algunas acciones hasta que cumplan con sus obligaciones familiares.