Las fiestas decembrinas son la oportunidad perfecta para presumir al repostero que llevas dentro.
Postres en vaso, tartas, galletas, panqués y cremas son parte del repertorio para presumir una mesa que deje a más de uno de tus invitados boquiabierto.
“Preparar tus propios postres es una forma de demostrar amor, de hacerle saber a tu familia que te da gusto verlos y compartir con ellos”, comenta Berenice Sulmont, repostera del hotel Four Seasons.
Ofrecer opciones con chocolate, frutas frescas, clásicas, modernas o de temporada también es una forma de cumplir caprichos y complacer los gustos de cada quien.
“Lo mejor es preparar porciones individuales. Además de verse más lindas, los invitados pueden probar más de un postre.
“Aprovecha los ingredientes que están en su apogeo, como nueces, avellanas y almendras y también los frutos rojos, que tienen un color muy navideño”, agrega la chef Sulmont.
Es importante calcular tres piezas por invitado y procurar variedad no sólo en los sabores y texturas, sino también a la vista. Lo mejor es que todo pueda tomarse y comerse con la mano.
Elige un tema para la mesa, coloca las piezas a diferentes alturas y cuida que la decoración que elijas no sea muy frágil, con brillantina o demasiado aromática.

¡Participa con tu opinión!