CDMX.- De manera lenta, pero segura, un mexicano se ha ido colando desde hace varios años en las mejores series estadounidenses y hoy goza del amor del público con su segundo protagónico en TV, en la serie Lucifer.
Se trata de Kevin Alejandro, un actor de raíces mexicanas, nacido en San Antonio, Texas, que inició su carrera en el 2003 y desde entonces ha sumado más de 60 créditos en la pantalla chica.
Charmed, 24, Alias, CSI: New York, Medium, Big Love, CSI: Miami, Ugly Betty y Sons of Anarchy son algunos de los programas en donde ha tenido participación, a veces especial y otras, recurrente.
“Descubrí al inicio de mi carrera una gran fórmula para entender y trabajar en la industria: los papeles pequeños, que duran uno o dos episodios, donde eres el invitado, son importantísimos”, sostuvo.
“De esta forma, al hacerme visible, los estudios empezarían a confiar en mí y en mi trabajo. Ellos veían que me comprometía con un proyecto, que hacía bien lo que se me pedía y volvían a confiar en mí”.
Así, el actor, cuyos abuelos maternos eran de Guadalajara, poco a poco comenzó a destacar en Hollywood y su imagen a ser más reconocida entre la comunidad latina de EU.
Obtuvo papeles de mayor peso en series como Weeds, donde dio vida a un narcotraficante; Heroes, como un policía; un detective en Southland y un hombre misterioso en The Mentalist.
Sin embargo, fue el personaje del brujo mexicano Jesús Velázquez, en el show de culto True Blood, de HBO, el que lo posicionó, pues su papel se expandió durante tres temporadas. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)