Por: Itzel Vargas Rodríguez

Las grandes casas encuestadoras del país y las más serias (como Consulta Mitofsky o Parametría), aún y con sus diferencias porcentuales, ya saben desde hace tiempo quién encabeza las preferencias electorales: Andrés Manuel López Obrador.

Los mismo candidatos del PAN y PRI lo saben, por eso es que a la candidatura de Anaya ya no le interesa atacar al PRI, y mucho menos ponerse a debatir contra Meade. Ya no lo necesita, porque ahora está en segundo lugar. La tirada de la estrategia es, lograr alcanzar a López Obrador y hacerle competencia a la Presidencia.

Por el otro lado vemos a un Meade desangelado, que sí quiere debatir tanto con Anaya como con López Obrador.

Bien dicen en los consejos de estrategias electorales que justamente debatir, no es necesariamente una acción certera. ¿Las razones? Si nos vamos a los números crudos, consideraremos que muy poca gente en realidad mira un debate, reduciéndose al grupo denominado como “círculo rojo” y más que ayudar a un candidato que por decir, esté siendo puntero, pudiera incluso afectarle. Y por el contrario, a una persona que vaya en un puesto muy bajo, un debate podría beneficiarle. Algo así como lo que le pasó a Quadri en las elecciones del 2012. Él era un personaje desconocido, representando a un partido con poca credibilidad… y después de demostrar que era un tipo con una solvencia de ideas considerable, le terminó beneficiando en números en los resultados finales.

Pero en el caso de Meade, quien sigue colocándose en el tercer lugar, pedir debates y enfocar su estrategia en atacar y posicionarse ante los candidatos de Morena y del PAN, es un camino que ha tenido que tomar de manera forzosa, porque su campaña, sus cambios en mensaje y logotipo y tener al Gobierno Federal de su lado, no le bastan para levantar números.

En realidad, comparemos cómo han sido hasta ahora las precampañas de estos tres candidatos: López Obrador ha tenido una campaña austera, con el mismo discurso populista y de esperanza social, y en realidad, no ha tenido que implementar o cambiar su estrategia comunicacional, porque el trabajo que ha realizado desde hace tantos años, ahora le otorgan una posición de cierta comodidad en esta campaña presidencial.

Y aunque bien es cierto que en las dos campañas electorales él venía siendo puntero y terminó perdiendo, la realidad es que este año las cosas son muy diferentes, por lo que una victoria electoral para Morena, no podría ser una idea tan descabellada. Por ejemplo, este año, el número de rechazo que se ha ganado el PRI es enorme,  y es mucho más grande que el que pudiera tener de rechazo AMLO o Anaya.

Por otro lado la preferencia electoral de los millenials, aquél grupo de jóvenes que en las elecciones de 2012 estaban en la preparatoria y universidad, y ahora conforman una fuerza de trabajo importante, unos cruzando ya los 30 años y otros, los más chicos, con un par de años de experiencia laboral a sus espaldas, muchos… se han quedado con aquél sin sabor del movimiento #YoSoy132 que pudo haber puesto fin al resultado electoral que se tuvo, con la llegada del PRI de nuevo a la Presidencia, y del que emanó un descontento que muy posiblemente no encuentre una opción de cambio real más que con la oposición… y ese, se lo lleva en un gran porcentaje justamente Andrés Manuel y en un porcentaje menor, Anaya.

Los números lo dicen: una encuesta de El Financiero a los millenials mostraba con un 51% de intención de voto hacia Andrés Manuel, un 29% a Anaya y un 13% a Meade. En cambio, el voto negativo se dirigía en un 50% a Meade, un 19% a Andrés Manuel y un 11% a Anaya.

Si bien es cierto que las encuestas han cometido errores garrafales en predicciones electorales con los años, en parte porque muchas empresas las generan con resultados “a modo”, este año en particular, es curioso que todas coinciden en el orden de preferencia, y en la enorme diferencia porcentual que le sigue sacando el candidato de Morena a los otros partidos.

Las campañas prácticamente van comenzando, pero de no darse una propuesta electoral más choncha, creativa o llamativa por alguno de los otros candidatos del PAN o PRI o los Independientes, esa predicción de la que han adolecido últimamente las casas encuestadoras, pudiera ser que esta vez, se les haga realidad.

____________________________________

[email protected]

¡Participa con tu opinión!