Cristina Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un nuevo caso de un joven universitario asesinado se sumó ayer en la Ciudad de México.
Leonardo Avendaño Chávez, diácono y graduado de la Universidad Intercontinental (UIC), fue encontrado muerto en un paraje de Tlalpan.
Este crimen se presenta cuando aún no se resuelve el secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo, un estudiante de la Universidad del Pedregal.
Avendaño Chávez tenía 29 años de edad y era egresado de la licenciatura de Filosofía y estudiante de la maestría en Psicoterapia Psicoanalítica de la UIC.
«Leo era un hombre de bien (…) devoto, que quería dedicar su vida a Dios», escribió su prima Daniela Durán en redes sociales.
El joven, quien deseaba ingresar al seminario, fue visto por última vez el martes en la Colonia Aculco, en Iztapalapa, cuando se dirigía a la Parroquia Cristo Salvador.
Al día siguiente su familia reportó su desaparición ante la Procuraduría capitalina, bajo el expediente AYO/2299/2019.
Ese mismo día fue encontrado muerto, con signos de tortura y asfixia, al interior de una camioneta Chevrolet Trax en la Colonia Héroes de 1910, en Tlalpan.
La Procurador Ernestina Godoy descartó que Avendaño fuera víctima de secuestro.
«Es un homicidio (…) los familiares mismos han dicho que jamás les llamaron (para exigir rescate)», expresó.
«Basta, ya no queremos más sangre. No queremos más muertes. No queremos más desaparecidos», manifestó la Universidad Pontificia de México en una carta de condolencias.