Adolescentes que caminaban por un predio que se ubica por la avenida Eugenio Garza Sada y casi esquina con la calle Arroyo del Molino, en el fraccionamiento La Loma del municipio de Jesús María, hicieron el macabro hallazgo del cadáver de un hombre descuartizado. Los restos de la víctima se encontraban en el interior de una caja. A simple vista sobresalía una pierna que presentaba un tatuaje.
Fue este miércoles cuando que los adolescentes detectaron una caja, lo que les dio curiosidad y al revisarla descubrieron que en el interior había restos humanos. Los asustados jovencitos se retiraron corriendo y avisaron a unos albañiles que se encontraban trabajando en la zona.
Aunque al principio no les creyeron, al verlos asustados y nerviosos decidieron ir a investigar, siendo en ese momento en que confirmaron el hallazgo.
Hasta la escena del crimen llegaron minutos después policías estatales, preventivos de Jesús María y agentes del Grupo Exterior “Jesús María” de la PME, quienes al revisar la caja descubrieron que efectivamente se encontraba el cadáver de una pesona del sexo masculino que había sido descuartizado. (Información extendida en la edición del 23 de marzo)