José de Jesús López de Lara

El municipio de Jesús María fue escenario de otro crimen, luego de que el lunes por la tarde fue encontrada una fosa clandestina en un predio conocido como “La Joya”, que se ubica en el poblado de La Florida.
Enterrado de manera clandestina fue localizado el cadáver de una persona del sexo masculino, de quien hasta el momento se desconoce su identidad.
El hallazgo fue realizado el lunes aproximadamente a las 15:30 horas, por dos habitantes del municipio.
Se estableció que a la hora señalada, caminaban por un terreno en despoblado que se ubica en el poblado de La Florida, municipio de Jesús María, Aguascalientes, una terracería que conduce al poblado de El Zapato, cuando en determinado momento decidieron ingresar hacia una zona de matorrales con la finalidad de realizar sus necesidades fisiológicas.
Al encontrarse en ese lugar comenzaron a percibir olores nauseabundos y al caminar algunos metros descubrieron que la tierra estaba suelta y removida.
Inicialmente presumieron que podía tratarse de algún animal muerto, pero repentinamente descubrieron un pie humano que estaba semienterrado, por lo que de inmediato avisaron al servicio de emergencia 911.

OPERATIVO
De inmediato se dirigieron al lugar donde se hizo el hallazgo, una importante cantidad de policías estatales y policías preventivos de Jesús María, así como agentes del Grupo Exterior “Jesús María” de la PME.
Al confirmarse que se trataba de una fosa clandestina, se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado a fin de que se realizaran las investigaciones correspondientes.
Una vez protegida la escena, arribaron en varias patrullas de la FGE, agentes del Grupo Anti-Secuestros y del Grupo Homicidios de la PME, peritos Criminalistas de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Durante más de una hora se procesó la escena y fue desenterrado el cadáver de una persona del sexo masculino.
Cabe destacar, que a simple vista sólo sobresalía un pie con el calzado, ya que el resto del cuerpo estaba enterrado en una fosa de poco más de 50 centímetros de profundidad.
El cadáver de la víctima fue trasladado al edificio del Semefo, donde quedó depositado en calidad de desconocido.
Hasta anoche los médicos forenses trabajaban en la necropsia, a fin de determinar la causa de su muerte.
Asimismo, agentes del Grupo Especial Avante de la PME, investigaban reportes de personas desaparecidas.