Horas después de que la Fiscalía General del Estado activó la Alerta Amber por la desaparición de dos niños en el fraccionamiento Fundadores, policías preventivos de Asientos los localizaron en el poblado de Crisóstomos.
Las primeras investigaciones apuntan a que los niños de 11 y 7 años, habían escapado de su hogar debido a que eran agredidos por su padrastro.
Lo anterior ya es investigado por agentes ministeriales del Centro de Atención de Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) de la Fiscalía General del Estado.
El pasadlo miércoles la FGE emitió la Alerta Amber, por la desaparición de los niños Karen Anahí, de 11 años y Brandon Edubiel, de 7 años.
La mamá de los niños reveló que sus hijos habían escapado de su casa desde el pasado martes 14 de agosto y que desconocía su paradero.
Fue a las 20:50 horas del mismo miércoles, cuando policías preventivos de Asientos localizaron a los infantes en un camino de terracería del poblado de Crisóstomos.
En ese lugar los oficiales fueron interceptados por una camioneta Chevrolet Silverado pick up, color rojo y placas de Zacatecas, la cual era conducida por una joven identificada como Juana Lucía, de 20 años.
Le acompañaba otra mujer de nombre Ana Karina, de 29 años, quienes narraron haber encontrado a los dos niños cuando deambulaban por calles de la colonia Santa Cruz, en el municipio de Loreto, Zacatecas.
Al verlos solos decidió llevarlos hasta su casa, donde al platicar con ellos le revelaron que habían escapado de su domicilio debido a que eran víctimas de maltrato infantil por parte de su padrastro, quien incluso los amarraba con cadenas.
Al lugar de los hechos llegó una ambulancia del ISSEA y una vez que ambos fueron valorados por paramédicos detectaron que presentaban golpes en el cuerpo, por lo que se determinó trasladarlos al Hospital General de Rincón de Romos.
Durante el jueves fueron trasladados al edificio de CAPEA donde ya agentes de la Fiscalía General del Estado realizan las investigaciones correspondientes.