Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez federal vinculó a proceso a una funcionaria de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por enriquecimiento ilícito, ya que tenía una camioneta de casi medio millón de pesos cuya procedencia no pudo acreditar.
La ahora ex servidora pública llevará su proceso en la cárcel, ya que el juez de control le impuso como medida cautelar la prisión preventiva justificada, informó la Procuraduría General de la República.
De acuerdo con la dependencia federal, la imputada se condujo como dueña de una camioneta marca Cadillac, modelo 2014, con valor aproximado de 461 mil 100 pesos, sin haber acreditado la legítima procedencia de la misma.
Durante el período comprendido entre el 10 de octubre y el 15 de diciembre de 2015, ocupaba dicha camioneta para trasladarse a las oficinas de la Subprocuraduría, dejándola en el cajón del estacionamiento que tenía asignado.
Este caso deriva de una carpeta de investigación iniciada por la Visitaduría General de la PGR.
A través de un comunicado, la Visitaduría General exhortó a denunciar toda aquella posible conducta ilícita realizada por servidoras o servidores públicos de la institución a través de distintos medios.