Gerardo Muñoz Rodríguez

El pasado 8 de septiembre, el Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, entregó el Paquete Económico para el año entrante. En éste, deben detallarse tanto ingresos como egresos de la Federación, en base a ciertos criterios generales de política económica. Después de una serie de negociaciones, la Ley de Ingresos es aprobada por la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados; siendo éstos últimos los que decretan el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Veamos a grandes rasgos que sectores son más beneficiados y lo que es más importante, el verdadero impacto que este tiene en el crecimiento económico del país.

Según el paquete económico presentado, se prevé un gasto de 5.2 billones de pesos e ingresos que rondan los 4.7 billones. Es decir, tendríamos el menor déficit presupuestario desde el año 2013; que alcanzaría, de manera generalizada, cerca de 500 mil millones de pesos.

Sin entrar a un detalle muy minucioso, vemos cómo las partidas de pago de pensiones, el servicio de la deuda pública y las participaciones y aportaciones destinadas a los estados, centralizan la mayor parte del gasto del país. Este porcentaje sobrepasa el 43 por ciento del mismo.

De igual forma, dentro de su gasto programable, percibimos cómo actividades relacionadas con la función de Gobierno, seguridad nacional y el combate a la corrupción traen consigo incrementos considerables en sus cifras comparándolas con las destinadas para el presente año.

En términos generales, el Presupuesto de Egresos mantiene cierta tendencia con lo esperado, más al presentarse un año electoral,y busca fortalecer el gasto de inversión, priorizar el gasto y mantener la estabilidad macroeconómica.

Sin embargo, se encuentra como algunos sectores, sin decir que sean importantes, cuentan con mayores recursos y no las que no son atendidas en su verdadera magnitud y deberían ser prioridades del Gobierno Federal.

Comenzamos por los sectores más necesitados y aquellos que nunca son suficientes sus recursos destinados, suponiendo que estos llegan en su totalidad. Me refiero a los relacionados con la función de desarrollo social: el combate a la pobreza, así como la educación y la salud. Tres simples estadísticas:

Primeramente y en base a información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, somos un país que alcanza más de 50 millones de personas que viven en algún tipo de pobreza.

En cuanto a la educación, la mayor parte de los recursos orientados a esta, se diluyen en los capítulos de gasto corriente, principalmente en el de servicios personales. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, indica que somos uno de los países que se encuentra muy por debajo de la media en cuanto a gasto capital en educación.

Para el tema de salud, el Seguro Popular es aquel programa el cual beneficia al estrato más marginado de la sociedad mexicana. Dicho programa representa un recorte de 4.2 por ciento con respecto al monto recibido en el presente año.

De manera conjunta, estos tres sectores solo alcanzan un incremento marginal de poco más de uno por ciento en cuanto a sus montos asignados entre 2017 y 2018.

Concluyo que el paquete económico para el próximo año, no cambia en cuanto a los anteriores y no deja de ser un presupuesto inercial, dejando por espacio fiscal a la Federación. Esto nos impide poder destinar recursos de una manera más eficiente, transparente y con una mayor primacía para mejorar las lamentables condiciones de la mayoría de la sociedad mexicana.

Ascendentes índices de pobreza y mayor desigualdad en los ingresos son los pilares del poco crecimiento económico que hemos tenido en los últimos 20 presupuestos federales; los cuales han tenido nulas adecuaciones y/o modificaciones de raíz.

Ante esta realidad, será sumamente complejo que logremos tener mayores tasas de crecimiento económico y menores niveles de pobreza y desigualdad; ya que como dijo el científico más conocido y popular del siglo veinte, Albert Einstein: “Locura es hacer lo mismo y esperar resultados diferentes”.

Twitter: @GmrMunoz

 

¡Participa con tu opinión!