Mientras que en la casa azul siguen los festejos por el resultado de las recientes elecciones – al ganar las dos senadurías, dos diputaciones federales y doce diputaciones locales -, en los demás partidos no pueden reponerse de la impresión que les dejó la humillación local y nacional.

Los panistas, con todo, no se duermen en sus laureles, al tener en marcha el sondeo interno que les permita determinar las candidaturas a presidentes municipales que habrán de elegirse en 2019, pero cuyo año lectivo comienza en octubre próximo.

Será un proceso con un ingrediente muy especial y es que ya no sólo tendrán como rivales a los partidos tradicionales sino que entra en escena el Movimiento de Reconstrucción Nacional, que a tres años de su creación, se quedó en julio pasado con la senaduría “plurinominal” y una diputación federal de mayoría, además de tres diputaciones locales de mayoría y tres de minoría.

En estas condiciones, con el rompimiento del tradicional bipartidismo, que prevaleció por décadas en la entidad, panistas y priístas tienen que ser muy cuidadosos a la hora de escoger a sus abanderados para las once alcaldías, lo mismo que los turquesas, verde ecologistas, perredistas y petistas, que en distintos momentos han tenido presencia en los comicios municipales.

Para el Instituto Estatal Electoral (IEE) no habrá descanso, ya que todavía no concluye el proceso 2017-2018 y ya tiene en marcha el siguiente, que incluye el relevo de tres de los miembros del Consejo General, quienes concluyen el 4 de septiembre el período para el que fueron designados. Quienes ya preparan maletas son Irma Alicia Rangel, Juan Carlos Cruz Pérez y Manuel Bustos Arango, por lo que se tiene ya la convocatoria para quienes se interesen en ser parte del citado organismo, que a más tardar deberán rendir protesta el 3 de noviembre.

El propósito es que los aspirantes sepan cuál es el papel que desempeñan los consejeros y ante todo que conozcan de derecho electoral, para que una vez escogidos participen desde el primer día en las tareas de equipo, dándole continuidad a las labores en camino.

La designación de los nuevos consejeros y las elecciones del año próximo son “el reto inmediato de este organismo”, reconoció el presidente del IEE Luis Fernando Landeros Ortiz, que es justamente en lo que ya están abocados, además de concluir todo lo relacionado con la elección concurrente que recientemente tuvo lugar y de la cual aún quedan por definirse los casos que ventila el Tribunal Electoral local, principalmente por el reparto de las diputaciones “plurinominales”, fallo que de no ser del agrado de alguno de los involucrados se irán a la Sala Monterrey e incluso a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), lo que retrasaría finiquitar lo concerniente al mismo.

En tanto, en el Partido Acción Nacional (PAN) tienen a la vista la reelección de la alcaldesa de la capital y del presidente de Jesús María, que suponen que por el trabajo que han desempeñado tienen derecho a la revalidación, sólo que esto está condicionado, inicialmente a que ganen la elección interna, lo que seguramente no será un día de campo ya que varios han levantado la mano, luego, una vez que tengan en el bolsillo la ratificación tendrán que vencer en la constitucional.

Por su parte el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene muy poco tiempo para reponerse del revolcón que recibió el uno de julio y, tal vez, la única vía para lograrlo es que los directivos soporten que los militantes escojan a los candidatos, que dejen de teledirigir un acto que por antonomasia le corresponde al pueblo.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) pretende echar raíces en Pabellón de Arteaga, por lo que el actual alcalde trabaja para la confirmación, lo que podrá ser si los ciudadanos consideran que ha cumplido su labor, principalmente en seguridad pública y servicios públicos.

De los demás organismos es poco lo que se espera, ya que ni siquiera Nueva Alianza puede anticipar resultados positivos. En julio pasado no obtuvo ninguna diputación local directa, por lo que al igual que el PRI se achicó su representación para la próxima LXIV Legislatura.

En Movimiento Ciudadano fincó todas sus esperanzas en el candidato presidencial panista Ricardo Anaya y al ser derrotado no tienen otra opción que seguir como uno más de la chiquillada, ya que ni siquiera pueden presumir que en Jalisco Enrique Alfaro ganó el gobierno del estado, quien compitió bajo sus siglas, puesto que una vez con el triunfo en el bolsillo se declaró “independiente”, de ahí que sólo les queda hacer algo de ruido con las bocinas que tienen instaladas en sus oficinas de la avenida Francisco I. Madero.

En cambio el PT, pese a que sólo tendrá como diputado a su presidente perpetuo Héctor Quiroz García, la sola alianza con la próxima administración federal le permite ver un futuro promisorio, que podrá traducirse en beneficios para los militantes más próximos.

Quien no suda ni se acongoja es Sergio Augusto López Ramírez, que al igual que Quiroz García, mantiene el control del Partido Verde Ecologista desde 1999 y por enésima ocasión será diputado local, ahora por reelección.

En política vale más maña que fuerza y tener la paciencia de Job para lograr los fines que se propongan, no importa de los medios que se valgan para lograrlos, la cuestión es atrapar el pandero y no soltarlo pese a la presiones que exista y a los pocos resultados que tenga su función. Mientras que el maná llegue a su mesa que ruede el mundo.

CULPA DE OTROS

Cada vez que se difunde una declaración de algún funcionario que descarga parte de su responsabilidad en los demás crece el convencimiento que cuando se trata de eludir una exigencia social no paran en mientes, por lo que si hay que llevar a alguien a la piedra de los sacrificios que no sea él.

Ante la demanda ciudadana para que se prohíba el funcionamiento de bares, cantinas, cervecerías y demás giros negros en la proximidad de escuelas y templos, de inmediato salió a relucir el Código Municipal de Aguascalientes, que impide la presencia de ese tipo de negocios en lugares no apropiados.

Es un problema que se vive a diario en los templos del Rosario, San Marcos, Ave María, La Purísima, el Encino, etc., en donde la música y el ir y venir de los clientes, que muchas veces utilizan las paredes de los recintos como mingitorios, alteran los oficios que se llevan a cabo, inclusive en Catedral tienen que cerrar la puerta principal cuando hay algún evento al costado sur o en la Exedra, debido a lo alto del volumen, pese a lo cual no permite escuchar debidamente la ceremonia litúrgica.

El citado Código prevé que los establecimientos con venta de alcohol deben estar a una distancia de 150 metros de las escuelas y centros deportivos y “de no cumplir esta disposición la licencia respectiva será cancelada”, sólo que hay un pequeño detalle: Cuando se expidió la aprobación es porque personal del Ayuntamiento hizo una inspección del lugar y debió darse cuenta que no cumplía con la longitud requerida, y si lo permitió fue por omisión o por alguna otra razón.

En el reglamento no se menciona los templos, lo que supone carta blanca para que operen esos comercios en su cercanía, por lo que aquel que esté en esa tesitura podrá argumentar que no hay violación alguna y lo único que puede hacer es que de “buena voluntad” reducir los decibles.

Habrá que esperar que regidores y síndicos atiendan ese agravio a la sociedad, que en su mayoría profesa la religión católica y tiene todo el derecho de acudir al templo sin que sea obstaculizada su meditación.