Gregorio Macías Moreno, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, sostuvo que el hecho de que los asalariados no cuenten con una copia de este documento genera problemas de inseguridad en su empleo, además de propiciar una alta rotación en las empresas; añadió que la ausencia de ese contrato, cualquiera que sea su forma o denominación, es responsabilidad del patrón.

Por lo anterior, invitó a los trabajadores que no tengan una copia de su contrato por escrito, acercarse a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), para recibir asesoría gratuita, a efecto de proteger sus derechos laborales, ya que la inexistencia de un contrato individual de trabajo incide en que los empleados desconozcan sus derechos y las condiciones bajo las cuales prestan sus servicios, lo que puede generar abusos.

Gregorio Macías sostuvo que derivado de la relación de trabajo, es obligatorio que los empleados cuenten con un contrato individual, ya que con este documento una persona se obliga a prestar a otra, ya sea física o moral, un trabajo subordinado mediante el pago de un salario.

Indicó que la legislación laboral establece que la falta del documento no priva al empleado de los derechos que deriven de las normas de trabajo y de los servicios prestados, pues se imputará al patrón la falta de esa formalidad.

Finalmente, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social apuntó que en el caso del régimen de subcontratación, la Ley Federal del Trabajo señala que el contrato que se celebre entre la persona física o moral que solicita los servicios y un contratista; la empresa contratante deberá cerciorarse al momento de celebrar el contrato, que la contratista cuenta con la documentación y los elementos propios suficientes para cumplir con las obligaciones que deriven de las relaciones con sus trabajadores.