Aguascalientes ya cuenta en este ciclo escolar con sesenta y nueve universidades públicas y privadas, sin embargo, menos del 30% cumple con todos los parámetros de calidad que implica constituirse como institución de educación superior.
Derivado de ello es que la autoridad educativa en el estado trabaja en una revisión puntual que pondría en riesgo a aquellas instituciones que no cumplan estándares básicos y retirarles los registros de valides.
Así lo reveló el rector de la Universidad Cuauhtémoc, Juan Camilo Mesa Jaramillo, quien puntualizó que no se trata de un tema de competencia de mercado, sino de que la autoridad haga cumplir que las existentes sean las adecuadas para formar el capital humano que requiere la entidad.
En entrevista, subrayó que no hay duda de que la educación es el motor de la economía y por lo tanto se constituye como el bastión principal para poder hacer crecer y desarrollar nuestro país.
Sin embargo, la cobertura en el nivel universitario no lo es todo, sino implica mucho más, como contar con las instituciones que sean suficientes, sí, pero sobre todo que realmente trabajen con la calidad necesaria para aportar a ese desarrollo.
En ese sentido, subrayó que toda universidad debe ofrecer varios elementos, que van desde profesores bien preparados y de calidad, como investigación, generación de conocimiento e instalaciones adecuadas.
“Esos son estándares mínimos, pero además hay que acreditar programas, desplegar y fortalecer centros de investigación, dar resultados, publicar en revistas indexadas y egresar profesionistas que sumen al desarrollo y crecimiento del estado y el país”.
Recordó que si bien hay un comité que analiza cada solicitud de apertura de instituciones de educación superior, hay dos vías para obtener los Registros de Validez Oficial o “Revoes”, una es el IEA y otra la SEP a nivel central.
“De ahí que quienes no encuentran respuesta positiva en el Estado, recurren a la SEP para tramitarlo y lo obtienen, o bien promueven juicios de amparo contra la negativa y a veces los ganan. De tal manera que el problema no es tener muchas universidades, sino que no todas ofrezcan niveles de calidad suficientes para que la egresión sea de generaciones debidamente formadas que sumen y aporten al estado”.