Adrián Flores

La Casa Migrante “Camino a la Vida”, ubicada en el número 828 de la calle José Guadalupe Posada en el antiguo barrio de Guadalupe, es un espacio que ofrece apoyo humanitario a los migrantes en tránsito que buscan mejores oportunidades, ofreciéndoles albergue, dos comidas diarias, baño, facilidades de aseo y ropa.
Dicha casa fue constituida el 3 de Agosto del 2012 con ayuda de la Asociación de Migrantes Organizados, y en ella se pretende ayudar a los emigrantes en su efímera estadía de su viaje. El lugar cuenta con 18 camas, se les otorga una llamada telefónica, contacto para servicios de protección civil, alimentos y un trato humano.
Xicoténcatl Cardona, uno de sus fundadores, ahora ya como dirigente de este albergue, cuenta que no sólo estas épocas son difíciles para él y para las personas que atiende, sino que el mantenimiento constante del lugar es un desgaste continuo. No obstante, esto no ha sido obstáculo para seguir con el proyecto.
Explica que con la ayuda de los mismos beneficiarios, en su mayoría hondureños y salvadoreños, mantiene funcional el establecimiento. Se organizan voluntariamente entre las personas que saben hacer limpieza, cocinar, lavar trastes para que de esta manera puedan tener un techo decente y un ambiente hogareño. También se organiza una venta de bazar con donativos ciudadanos para ayudar a la manutención de la casa, puesto que las aportaciones del gobierno no son suficientes.
El 18 de diciembre es proclamado como el Día Internacional del Migrante, con motivo de esta fecha, y de las fiestas decembrinas, la Casa del Migrante organiza cada año una posada en la que se invitan organizaciones civiles y se celebra amenamente con los habitantes de paso. El pasado día 18 no fue la excepción.
La lejanía del verdadero hogar no fue impedimento para tratar de disfrutar el ambiente amistoso de estos tiempos. Piñatas, comida y calor humano hacen de su pequeña estadía una experiencia menos problemática.
Por acciones como estas, Xicoténcatl Cardona, ha sido reconocido con la Medalla César Chávez 2017, otorgada por el Congreso del Estado. El altruista director pide apoyo a la ciudadanía para que este servicio siga creciendo, no se necesita de estas fechas de festividades para aportar algo, “todos somos humanos y compartimos nuestra casa común que es el mundo” concluyó.

¡Participa con tu opinión!