Antonio Sánchez / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque aún no es posible determinar la fecha en que el nuevo estadio de los Diablos Rojos estará terminado, en los últimos meses han habido avances significativos en su construcción.

“En la parte de concreto prácticamente está a un 95 por ciento, en la parte de acabados debemos estar por ahí de un 70 por ciento, sobretodo porque hay partes que no podemos concluir en tanto no sea colocado el techo”, dijo Othón Díaz, presidente de la organización.

Justamente la colocación del techo es uno de los factores que han retrasado la obra, pues se trata de una estructura con seis módulos con un peso de 500 toneladas; una vez iniciada su instalación, se podrá definir una fecha para finalizar la obra.

“Depende de una serie de pruebas que se van a hacer para la colocación del primer módulo del techo. Esto lo estaremos sabiendo la tercera semana de enero. Esta es una maniobra que nunca se ha realizado y que, por lo mismo, no sabemos qué situaciones se puedan presentar”, señaló Díaz.

La única zona que no ha registrado avances es el campo de juego, pues la maquinaria y módulos del techo ocupan ese espacio por ahora, sin embargo, es la etapa que menos tiempo llevará completar.

Díaz aseguró que se ha evitado apresurar el paso de las obras para contar con un escenario que sea seguro y garantice calidad a los aficionados, quienes pueden tener la certeza de que el estadio nunca ha dejado de ser una prioridad.

“Estamos haciendo todo lo que está en las manos, desde la parte de la alta dirección hasta las distintas empresas involucradas, pues ha habido cosas que se han complicado un poco más de lo esperado, pero pues nunca ha sido un retraso por falta de interés de don Alfredo (Harp Helú, propietario del equipo) o por falta de recursos”, afirmó el directivo escarlata.

Con esto en mente se pospusieron las negociaciones para traer juegos de Grandes Ligas, aunque la idea sigue en pie e incluso se ha involucrado a gente de MLB en el proyecto del estadio.

“Grandes Ligas tiene mucho el interés de regresar a la Ciudad de México y en ese sentido hemos involucrado a MLB para que ellos sepan que lo que aquí van a encontrar es algo que de entrada cumple con las expectativas y las necesidades de MLB”, añadió Díaz.

 

¡Participa con tu opinión!