Los tiempos han trastocado costumbres muy añejas en la política. Antes se decía que “el que se mueve no sale en la foto”, por lo que en el PRI todos los aspirantes esperaban la señal confiados que su (aparente) docilidad les ayudara a ser el elegido, lo que no significaba que se mantuvieran estáticos, ya que hacían presencia en los círculos del poder y se promovían en todos los medios a su alcance, siempre apegados a la disciplina que exigían las normas.

Ahora el PAN es el que vigila que nadie se salga de la línea, lo que no obsta para que los interesados recurran a todo lo imaginable y van un paso adelante a las reglas priistas, al dar a conocer sus propósitos con bastante antelación, por lo que nadie puede llamarse a sorprendido.

Este miércoles arranca el año político 2018-2019 en el que habrá elecciones en los once municipios, lo que supondría la voz de salida para los prospectos a ser parte de las planillas en cada ayuntamiento, pero a estas alturas Acción Nacional tiene camino avanzado, con dos pretendientes en la capital del estado: la actual alcaldesa Teresa Jiménez, que va por la reelección y José Ángel González, quien viene por la revancha luego que en 2016 fue eliminado por aquello de la preferencia de género.

Jiménez ha intensificado su imagen al ir a todos los lugares que la invitan, así se trate de una fiesta familiar, un evento para perros o gatos, de apoyo a grupos vulnerables y también con amagos a la concesionaria de aguas de que le cancelará el contrato, lo que de momento le atrajo los reflectores. A su favor cuenta con todo el equipo que la acompaña, que sabe que de ella depende que sigan en sus cargos, por lo tanto no es extraño que sean los porristas de primera fila.

Mientras que Paquín sigue haciendo labor entre los consejeros locales y nacionales, sabedor que son los que definen el rumbo de una candidatura; sus allegados propalan que cuenta con la bendición de palacio mayor, con todo lo que esto significa.

Por ahora son los únicos que asoman la cabeza, pero no se descarte a otros que exigirían un espacio una vez que se publique la convocatoria, por lo que la competencia apenas inicia sin que se vislumbre quién se llevará los laureles.

De los otros municipios, sólo el de Jesús María ha expresado la intención de ser reelecto, por lo que en los nueve ayuntamientos restantes será una lucha más abierta ya que no tienen la sombra del que está, que puede influir para inclinar la balanza.

Respecto a los otros partidos es poco lo que se espera, salvo Morena que podría aprovechar la corriente del poder federal que ya estará en funciones para junio del año próximo, por lo que sus esperanzas las cifras en lo que para entonces lleve avanzado la administración lópezobradorista. Lógicamente que el Municipio de Aguascalientes es la joya de la corona, de ahí que habrá que esperar una figura externa entre los morenistas para hacerse de ese espacio, además, en el mismo sentido, de otros ayuntamientos que contribuirán al propósito de expansión política que se propone.

El PRI, que fue relegado al tercer lugar en los pasados comicios federales, sigue enzarzado en disputas por el liderazgo estatal, lo que provoca que dejen ir un lapso muy valioso que puede cobrarles factura. Quienes pugnan por un relevo en el CDE olvidan que una vez iniciado el año electoral ya no puede haber elección interna, de ahí que sus esfuerzos deberían encaminarlos a fortalecer lo que hay y con ello tratar de nominar a los abanderados, que aún cuando hay quienes no les auguran un final favorable, gravitará en mucho de los nombres y sus campañas.

A su vez, las opciones del PRD, PMC, PNA, PVEM, PT y PES son las mismas de siempre, aliarse con los que tienen posibilidades de triunfo o por lo menos que los remolquen a una regiduría de representación proporcional. Aunque podría decirse que ese es su destino, la realidad es que es el que más les acomoda, ya que sin mayores riesgos ni ajetreos reciben recursos públicos que les permite seguir en las galerías del proscenio político.

NADIE SE ESCAPA

Podrán pasar varios años como “ilocalizables”, pero una vez que los encuentran subsanan con creces todas sus culpas. Así ha sido desde tiempos inmemoriales con los evasores del tesoro público, sólo que cuando sucede se dicen “perseguidos”, que hay un exceso de las autoridades y propalan un “acoso fiscal”.

Son palabras que se les ha dado una connotación de injusticia, de arbitrariedad gubernamental, por lo que el público se solidariza con su situación y pide que cese esos actos, sin embargo cuando conoce la otra cara de la moneda cambia su actitud, ya que no se puede perdonar a quien elude el pago de los impuestos en cualquiera de sus modalidades y que obliga a todos los ciudadanos.

Por enésima ocasión hay quienes se oponen a que el Infonavit recurra a las medidas de cobranza para lograr la entrega de las cuotas obrero-patronales previstas en la ley, sin embargo la misma legislación señala las vías para hacerlo y de no cumplir a los funcionarios se les fincarán responsabilidades.

A la fecha existen 280 empresas que tienen adeudos, que en una primera medida se les “congela” sus cuentas bancarias que las pondría en una situación difícil, pero se llega a ese punto por los atrasos en las entregas y el poco interés de ponerse al corriente.

Puede decirse que en ese renglón Aguascalientes es puntual, ya que el 98% de las firmas cumplen en tiempo y forma con las aportaciones, lo que permite ubicar a esta entidad entre los tres primeros lugares a nivel nacional, por consiguiente el problema es sólo de unos cuantos, que son los que se quejan de las presiones que tienen.

El delegado del Infonavit, Mario Antonio Guevara Palomino, reconoció que hay casos en que se bloquean las cuentas cuando se registran rezagos, lo que en varias ocasiones se debe a un descuido o un cálculo inadecuado y esto lleva a la paralización económica de la empresa, por lo que el empresariado ha solicitado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para que revise los mecanismos cuando suceda un contexto de esta naturaleza.

La única forma de evitar ese tipo de faltas es una revisión exhaustiva a las cuentas por parte del departamento de contabilidad, pero también que las empresas eviten caer en mora, que no se les olvide que “el que la hace la paga”, lo que es un recordatorio que deben tener presente para no ser víctima de sus propios actos.

ABUSO COMPARTIDO

El secretario de Administración del Ayuntamiento de Aguascalientes, José Antonio Arámbula López, asegura que hay “abogados abusivos”, que aprovechan las circunstancias para que se abulte el pago de indemnizaciones a los policías que han sido dados de baja. A casi dos años de la actual administración cerca de 100 litigios laborales se han resuelto con el desembolso de 8 millones de pesos, pero siguen pendientes 300, más los que se acumulen en lo que resta de 2018. Por lo pronto hay entre 40 y 50 nuevos casos, que demuestra la “dinámica” que se tiene en este sentido. Del ayuntamiento anterior se recibieron más de 400 juicios y parte de ellos proceden de uniformados que fueron detenidos por la PGR y por cuestión elemental dejaron de acudir a su trabajo, dándolos de baja, aunque luego quedaron en libertad al no acreditarse ningún delito. A este tipo de asuntos se refirió Arámbula, al citar que son juicios que “fueron revividos por esos abogados abusadores que sólo quieren alargar asuntos, y la mayoría de ellos se relacionan con policías que ya no están en la corporación”. Hay cerca de 80 asuntos que tienen varios años, por lo que los ex trabajadores exigen el pago de 5 a 7 millones de pesos de resarcimiento por salarios caídos y otros alcances. Al respecto y para evitar los pleitos laborales hace falta que el Secretario de Administración promueva cursos de capacitación laboral y jurídica a todos los jefes de área para que conozcan el daño que causan al erario con el despido de personal, que si ganan la es porque fue ilegal lo que le hicieron.