Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con esta serie de comentarios respecto a la panorámica que se avizora en el sector agua en México, sin embargo, el ámbito local es determinante, no podemos pasar de largo las declaraciones y acciones que se han emprendido en el ámbito estatal y municipal, el descuido, rezago, omisiones que se han presentado a lo largo de los años a partir del momento en que el agua asume un rol como lo conocemos actualmente como servicio público, pero más en el momento en que se le ha ubicado en un punto de tensión en conflicto latente por el agua. Debe de concebirse que en Aguascalientes existe una disgregación o ausencia de visión integral y a su vez de una categorización concreta y ordenada de cada apartado o rubro, la política y planeación hídrica en México ha presentado irónicamente sesgos a pesar de que cuenta con destacados especialistas hidráulicos e hídricos a quienes los avala su trayectoria de décadas y que a su paso han dejado huella, no sólo reconocidos en México sino en el extranjero, por eso mencionó que esa es la ironía. Esta columna lleva 452 semanas publicándose y exactamente 8 años con 8 meses, en donde he abordado algunos temas internacionales, nacionales y del ámbito local, con preocupación veo que poco se ha avanzado, de ahí el título de esta entrega: “¿En Aguascalientes, se ha tomado en serio la problemática del agua?”.

Es increíble que como lo he señalado poca importancia se le ha dado al aprovechamiento del agua residual y que los estados vecinos como Jalisco y de la región como es el caso de Guanajuato que tienen problemas, pero también tienen una idea más clara de soluciones a ello, no siempre las más adecuadas pero lo han hecho, Aguascalientes ha perdido el tiempo, desde hace siete años comenté que era increíble que el agua que se descarga en el río cuya mayor procedencia es del acuífero del que se extrae y que pasa por nuestras casas no sea aprovechada, saneada y no se dé el mayor número de usos, la política agrícola ha sido cuestionada y siempre la más exhibida como consumidora de agua, pero de alguna manera es la que más se ha esmerado en buscar el ahorro, pero el uso público urbano ha quedado a deber.

Cada administración municipal en la capital sin excepción hasta el momento ha perdido literalmente el tiempo. No se pueden dar el lujo de decir que después de tres años supieron o aprendieron, esto ya se ha denunciado constantemente en cualquier foro, columna o publicación, que la gente que llegue no desconozca de inicio la panorámica del agua, pero no ha sido así, son puestos de pago o factura política, como también lo he insistido en este espacio, la diferencia entre los organismos operadores en Aguascalientes o instancias gubernamentales del agua, respecto a los lugares que han tenido resultados positivos, es porque los directivos tienen experiencia, acuden a foros, discuten e intercambian ideas, no van a las sedes de los eventos de relevancia a tomarse la foto y disfrutar del turismo, van a encerrarse a aprender y discutir sobre una problemática de gran dimensión.

Hace dos años y tres meses un grupo de profesionistas interesados en la problemática organizamos en el CIDE Aguascalientes un foro: “diálogos por el agua”, se tuvo una concurrencia nutrida, incluso de municipios del vecino estado de Jalisco, pero el municipio de Aguascalientes se mantuvo ausente, ahí fue señalado que más que discutir quién presta el servicio de agua, inercia que sólo ha sido una pérdida de tiempo de veintiséis años, era más importante analizar cómo se va a prestar, cuáles serían los mecanismos que regirían, cómo construir esos mecanismos y eso no se hace en un par de años, la prestación de un servicio de agua demanda la intervención determinante de varias disciplinas y sus especialistas, ya sea para concesionar el servicio o que el municipio lo preste, pero esto no se concluye en un par de años. Se ha dicho que se consultó a especialistas, pero ¿Quiénes son? ¿Nombres? Los nombres y sus organizaciones cuentan, porque algunos detrás traen historia de resultados positivos y otros realmente no tienen referente de haber desarrollado proyectos de éxito en el sector agua potable.

La vertebración del uso público urbano y de la prestación de los servicios en Aguascalientes, no ha existido, ni siquiera antes de concesionarse el servicio, porque el servicio era peor, la ausencia de memoria no lo reconoce, pero la experiencia en operar servicios no la tiene CCAPAMA, no ha sido un organismo operador desde su fundación, ha sido una figura específica que no agotó su objetivo y se perdió entre la falta de claridad y entendimiento de los alcaldes que desfilaron en estos años, que prefirieron un uso perversamente electoral como es el miércoles ciudadano, con un binomio “Concesionaria como villana y alcalde y colaboradores como máquina de descuentos”, eso es lo que vende y por eso optaron, jamás por fortalecer a CCAPAMA de su fortalecimiento institucional y de formar una visión clara del uso público urbano. Es importante destacar que un Plan Hídrico Municipal, no puede tener como objetivo “acabar con los tandeos o cortes” eso es populismo y con el Plan Nacional de Desarrollo hecho por AMLO, (eso lo dijo él al descalificar a Urzúa), con eso basta y ya es nocivo, no podemos caer, el objetivo de un Plan Hídrico Municipal es construir la sustentabilidad del recurso agua y la sostenibilidad del organismo operador.

Cierto que existen organismos operadores municipales en el país, algunos mejores que otros, también es cierto que las Comisiones Estales de Agua como las de Jalisco, Querétaro o Guanajuato han tenido más en claro su función y han acompañado a los municipios de una manera más certera, además de que los perfiles de sus directivos denotan experiencia y mejor aún han generado escuela en materia de administración de agua, en cuencas, servicio público, infraestructura, saneamiento, su formación ha sido sólida y me consta porque lo viví y estoy agradecido por esa oportunidad que me brindaron gente formada en esas instituciones, ya que quienes han desfilado en ellas padecen algo que se llama “adicción al agua”, nos formamos, participamos, encabezamos proyectos y es un rubro que no se puede dejar. Vuelvo a la interrogante que da título a esta entrega y con tristeza miro que ha faltado esa seriedad, a veces predomina el “ego superlativo” que no construye y genera conflicto en vez de sumar, veo falta de interés y que sólo es un puesto por un rato para el funcionario, desaprovechan a los buenos técnicos con los que aún se cuenta, es importante tener en claro lo que se demanda, continuaremos, no sin antes recordarles que se requieren visiones y seriedad en la forma de abordar la problemática del agua con la finalidad de que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com