CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Frente a las grandes inversiones en otros cuadros, entre las reglas que privilegian la gran presencia de futbolistas foráneos sobre los mexicanos y contra los pronósticos que no daban mayor oportunidad al Rebaño Sagrado dados los recientes resultados, los Rojiblancos del Guadalajara lograron conseguir el campeonato derrotando en la final a unos fastuosos Tigres que se presentaban como favoritos en el Clausura 2017.
Gracias a un vistoso gol de Alan Pulido los tapatíos volvían a la senda del triunfo después de 10 años de su última coronación liguera, cuando levantaban el trofeo Oswaldo Sánchez y “Bofo” Bautista.
El primer semestre presentó a un equipo de gran dinámica y solidaridad entre sus líneas; su bajo promedio de edad, así como las adecuadas incorporaciones de jugadores con experiencia, aunado al gran trabajo desde el banquillo por parte de Matías Almeyda derivaron en un equipo de respeto en la liga. Concluyeron en tercer lugar de la tabla general, resultado de 7 victorias, 6 empates y únicamente 4 derrotas, lo cual les significó 27 unidades.
En la fase final se enfrentaron a su acérrimo rival, el Atlas. El marcador global terminó con empate a un gol, por lo que el Chiverío avanzó por su mejor posición en la tabla. En semifinales se midieron ante un sólido cuadro toluqueño y el desenlace fue similar: empate a dos goles y avanzaban los tapatíos por mejor posición en la tabla.
Para la final irían contra unos Tigres que habían goleado 6-1 al Monterrey en cuartos de final y 4-0 a Xolos en semifinales, por lo que los regiomontanos eran favoritos en la previa. Sin embargo, tras conseguir un valioso empate en la sultana del Norte a dos goles, los tapatíos ganaron en casa 2-1, coronándose en su casa y ante una afición que de manera entregada había acompañado la gran temporada.
Sin embargo, después de los festejos jaliscienses la sombra llegó al equipo tapatío. Lo que parecía una ligera “campeonitis” terminó por convertirse en una crónica enfermedad que no permitió a los tapatíos llegar al final. Luego de conseguir el título ni siquiera consiguieron llegar a instancias finales. Guadalajara se ubicó en la posición número 13, con apenas 18 unidades conseguidas, resultado de 4 victorias, 6 empates y 7 derrotas.
Apenas hace unos meses atrás eran el orgullo de sus aficionados y de su directiva por haber logrado los títulos de Copa y de Liga; e incluso el técnico Matías Almeyda fue mencionado como una opción para llegar al banquillo de la Selección. Sin embargo, una combinación de jugadores lesionados, exceso de confianza y mala planeación directiva, lo convirtieron en el peor campeón defensor del futbol mexicano en torneos cortos. A ello, sumarle en los últimos días la polémica por la continuidad o no de Oswaldo Alanís.
Cerró el Apertura 2017 con dignidad, luego de vencer 2-0 al León, y con un impetuoso ánimo que daría a pensar que la lección fue aprendida en el Rebaño y que la planeación será mejor rumbo al próximo torneo. Esa es la gran pregunta con las Chivas ¿aparecerá el cuadro que fue bicampeón de Copa y Liga o el equipo que dejó de jugar con calidad?

¡Participa con tu opinión!