El cuarenta por ciento de las empresas han solicitado o tenido financiamiento desde que iniciaron operaciones, situación que se presenta en el 54.1% de las empresas grandes, en el 67.7% de las medianas, en el 44.4% de las pequeñas y en un 32.6% de las microempresas.
De las solicitudes de crédito realizadas en 2015 por las empresas grandes, el 96.5% fueron aprobadas, mientras que a las pequeñas y a las microempresas se les aprobó el 89.9% y el 92.3% de las solicitudes, respectivamente; por su parte, a las empresas medianas se les aprobó un 86.7% de los créditos que solicitaron.
Uno de los principales motivos del rechazo del crédito es el mal historial crediticio, razón señalada por el 17.0% de las empresas con rechazo, sin embargo, el 21.6% de las empresas grandes señalan que fue el sobreendeudamiento que tienen; para el 26.1% de las empresas medianas fue la documentación insuficiente, y al 22.2% de las empresas pequeñas no se les dijo el motivo.
La tasa promedio de interés anual que cobra la banca comercial por el financiamiento otorgado pasó de 13.9% en el periodo 2010-2013 a 12.6% en 2015, en tanto que en las instituciones financieras no bancarias pasó de 22.8% en 2010-2013 a 18.8% en 2015.
El 51.1% de las empresas que no han solicitado un crédito, señala que es debido a que no le interesa o no lo necesitan, en tanto que un 21.9% considera que es debido a que son caros.
Además, el 51.4% de las empresas considera que el principal factor que puede limitar el acceso al financiamiento es el interés alto del crédito, mientras que el 29.3% señala que se establecen muchos requisitos.
Prácticamente 30 de cada 100 microempresas son propiedad de mujeres, y en el caso de las empresas pequeñas y medianas, ellas son propietarias del 22.2% y del 13.0% de las empresas, respectivamente, mientras que esta participación alcanza el 7.8% en las empresas grandes.
En el 32.6% de las microempresas, los propietarios tienen entre 51 y 65 años de edad; este mismo rango concentra el 40.9%, el 42.7% y el 44.2% de las pequeñas, medianas y grandes empresas, respectivamente.
Ello, de acuerdo a los resultados que ayer presentaron el INEGI y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (Enafin), realizada durante el último cuatrimestre de 2015.

¡Participa con tu opinión!